Un teclado sobre un fondo compuesto por código binarios
Vía: Pixabay

El FBI ha utilizado una app secreta para interceptar mensajes e infiltrarse en 300 bandas de delincuentes organizados. La aplicación se conoce como ANOM y ha ayudado a arrestar a más de 800 presuntos delincuentes en todo el mundo.

En la operación, también participó la policía de Australia. En conjunto, se encargaron de infiltrar agentes y distribuir equipos con la aplicación preinstalada. De esa forma, pudieron monitorear las conversaciones de los presuntos bandidos.

Pero, ¿cómo logró el FBI posicionar su app entre los delincuentes organizados?

Inicialmente, los delincuentes utilizaban un servicio telefónico conocido como Phantom Secure para interactuar y gestionar sus operaciones. No obstante, esta plataforma –en conjunto con otras empresas teléfonos de cifrado como Encrochat y Sky Global– había desaparecido dejando un vacío entre las bandas delictivas. Precisamente, esa fue la oportunidad que aprovechó el FBI para vender su aplicación “encriptada” a los maleantes.

Para ello, la participación de la policía australiana fue vital. Esto debido a que promovió una prueba beta que cumpliría con las exigencias de las redes delictivas. De esa manera, la app fue cobrando popularidad hasta el punto de que ellos mismos la recomendaban entre sí. Así fue como el FBI y su ingenioso sistema de cifrado logró colarse entre numerosos delincuentes para monitorear, descifrar y almacenar silenciosamente cada mensaje.

Desde drogas hasta millones de dólares en efectivo

Drogas incautadas en la operación Operación Escudo Troyano”
Vía: Policía de Australia

Esta investigación conocida como “Operación Escudo Troyano” permitió interceptar en tiempo real aproximadamente 20 millones de mensajes de distintas bandas delictivas a nivel global. De igual modo, facilitó cientos de arrestos en casi 20 países, incluyendo a bandas de motociclistas ilegales de Australia, sindicatos del crimen asiático y otros grupos delictivos.

Armas incautadas en la operación Operación Escudo Troyano”
Vía: Policía de Australia

En la operación, se incautaron ocho toneladas de cocaína, 250 armas y más de 48 millones de dólares en varias monedas. Tal como menciona el primer ministro australiano, Scott Morrison, este representa “un duro golpe al crimen organizado”.

Según el comisionado de la Policía Federal Australiana, Reece Kershaw, los maleantes solo hablaban “de drogas, violencia y ataques entre ellos”. Así como de personas inocentes asesinadas, “todo un abanico de cosas”.

Sin dudas, las autoridades han demostrado que pueden usar la tecnología para desmantelar redes delictivas y la “Operación Escudo Troyano” junto con la app ANOM  son un ejemplo claro de ello.