Niña pequeña con mascarilla para protegerse del coronavirus y sus variantes.

La Organización Mundial de la Salud ha adoptado una nueva nomenclatura para referirse a las variantes del coronavirus SARS-CoV-2 que están circulando. Una de especial interés es la Delta, previamente conocida como la variante india de la COVID-19, puesto que es más transmisible y hay sospechas de que puede afectar más a los niños.

La evidencia recolectada hasta ahora no es concluyente, pero es necesario empezar a crear conciencia nuevamente para promover la prevención. Por ello dedicaremos el siguiente artículo a lo que se sabe sobre la variante Delta de la COVID-19 y sus posibles implicaciones en los niños.

Una variante del coronavirus más transmisible

Aunque se detectó en India, no se sabe con certeza dónde se originó realmente la variante Delta del coronavirus, al igual que como pasa con las otras existentes. Recientemente se vinculó con el brote actual de COVID en el estado de Victoria, Australia, pero también se ha encontrado en muchos países, incluidos el Reino Unido, EE.UU., Fiji y Singapur.

Coronavirus morado frente a tres de sus variantes.

La secretaria de salud del Reino Unido dijo que los estudios apuntan a que la variante Delta del coronavirus es 40 por ciento más infecciosa que la Alpha (conocida inicialmente como la variante británica). Por su parte, la directora del Instituto Doherty, Sharon Lewin, estimó que es un 50 por ciento más infecciosa que esta.

Las estadísticas también muestran que las personas infectadas con la variante Delta de la COVID-19 también tienden a infectar a más miembros de hogar, lo que ha generado preocupaciones por la seguridad de los niños. Los científicos aún no saben por qué esta mutación es más transmisible; pero hay indicios de que el virus ha mejorado su capacidad de usar la maquinaria celular para replicarse.

¿La variante Delta de la COVID-19 es más transmisible y letal en los niños?

La transmisibilidad y capacidad de causa enfermedad grave y muertes nos llevan a un tema de debate en el contexto del interés latente por empezar a vacunar a los niños. Muchos han criticado la iniciativa de vacunar contra el coronavirus a menores de 12 años cuando aún muchas personas vulnerables en el mundo no han recibido la inyección.

¿Podría la variante Delta de la COVID-19 podría cambiar la percepción mantenida hasta el día de hoy de la enfermedad en los niños? Aún es pronto para dar una respuesta definitiva. El director de de salud de Victoria, Brett Sutton, advirtió de informes anecdóticos que sugieren que es más transmisible en los menores.

Niña con mascarilla contra el coronavirus sus variantes instando a su madre agachada a colocársela también.

Algo similar ocurrió cuando empezó a propagarse la variante Alpha, y posteriormente, los resultados descartaron que esta fuera más peligrosa en los niños. Aún no se ha comprobado lo mismo con la variante Delta de la COVID-19, pero hay un par de razones para pensar que el comportamiento en niños podría ser similar.

Una de ellas es que sí hay una alta probabilidad de que esta variante sea más infecciosa en general; esto implicaría que se transmitiría tanto en mayores como en menores, lo que podría explicar, en parte, el aumento de casos infantiles.

La segunda es que, aunque hay interés, los niños no han sido vacunados, mientras que muchos adultos sí. Esto podría figurar como un sesgo significativo a tomar en cuenta a la hora de examinar los datos.

Las vacunas contra la variante Delta de la COVID-19 aún puede prevenirla

Otra de las preocupaciones respecto al surgimiento de esta y otras variantes es la probabilidad de que esta sea resistente a los anticuerpos generados por las vacunas. Un estudio reciente reveló que la variante Delta de la COVID-19 tiene la capacidad de evadir estos anticuerpos, al menos en laboratorio.

Pero el escenario no es tan desalentador como sugiere este hallazgo. Los resultados obtenidos a nivel de laboratorio merecen cuidado, y otros estudios sugieren que la causa no está perdida.

Por ejemplo, los datos de Public Health England encontraron que una dosis de la inyección de Pfizer o AstraZeneca era 33 por ciento efectiva contra la variante. El porcentaje es bastante bajo, pero mejora al aplicar la segunda dosis. Los resultados muestran que dos inyecciones de AstraZeneca ofrecen una protección del 60 por ciento, mientras que dos de Pfizer protegen un 88 por ciento.

La conclusión, hasta ahora, es que no hay evidencia contundente de que la variante Delta del COVID-19 sea más transmisible o agresiva en los niños aún. Y, si lo fuera, aún tendríamos un arma de protección eficaz contra ella.

Referencia:

What’s the Delta COVID variant found in Melbourne? Is it more infectious and does it spread more in kids? A virologist explains. https://theconversation.com/whats-the-delta-covid-variant-found-in-melbourne-is-it-more-infectious-and-does-it-spread-more-in-kids-a-virologist-explains-162170