Recientes descubrimientos científicos podrían estar a punto de cambiar lo que conocemos sobre la capacidad de supervivencia de la vida multicelular en condiciones extremas. Todo gracias al reciente hallazgo de una criatura que pudo revivir luego de pasar 24 mil años atrapada en el permafrost siberiano bajo el río Alazeya.

La noticia se dio a conocer a través de una publicación en Current Biology de la que fueron autores Lyubov Shmakova, Stas Malavin, Nataliia Iakovenko, Tatiana Vishnivetskaya, Daniel Shain, Michael Plewka y Elizaveta Rivkina. Su conjunto de observaciones dieron a conocer a una especie de rotífero que, además de ser altamente similar a los de la actualidad, mostró tener habilidades de supervivencia hasta ahora desconocidas en los de su tipo.

Científicos logran revivir a criatura que estuvo congelada por milenios en el permafrost siberiano

Por su propia cuenta, los rotíferos ya son un grupo de organismos multicelulares altamente adaptados para la supervivencia. En general, se sabe que dichos microorganismos –ubicados en los cuerpos de agua de todo el mundo– pueden sobrevivir a condiciones de congelación y deshidratación límites.

Sin embargo, hasta ahora, no se tenía claro que también tenían la posibilidad de sobrevivir a condiciones criogénicas durante milenios. Según los investigadores, estudios anteriores habían demostrado que los rotíferos podían sobrevivir a la animación suspendida (o criptobiosis) por al menos una década.

Ahora, ese número ha aumentado exponencialmente. Todo luego de que al descongelar a estas criaturas, ocultas a 3,5 metros de profundidad en el permafrost siberiano, lograran ir más allá de solo revivir. De hecho, consiguieron retomar todas sus funciones vitales y de reproducción sin problema después de 24 mil años de inactividad.

¿Qué implica eso para la ciencia?

Espécimen de Adineta sp. fosilizado que fue revivido luego de ser sacado del permafrost.
Crédito: Lyubov Shmakova et. al. Current Biology (2021).

Según declaró Malavin, la publicación del trabajo de investigación conjunto “es la prueba más sólida a la fecha de que los animales multicelulares podrían soportar decenas de miles de años en criptobiosis, el estado de metabolismo casi completamente detenido”.

En otras palabras, comprobaron que no solo los organismos unicelulares pueden sobrevivir a la congelación prolongada. Un detalle que se magnifica cuando, además, se observa que conservan sus capacidades reproductivas intactas.

Para el caso de los rotíferos, sus vías de reproducción asexual funcionaron perfectamente luego de milenios años de inactividad. Por lo que la especie no solo pudo “volver a la vida”, sino que continuó con su cadena de multiplicación a través de la partenogénesis.

“La conclusión es que un organismo multicelular puede congelarse y almacenarse como tal durante miles de años y luego volver a la vida, un sueño de muchos escritores de ficción”, dijo Malavin.

Claramente, en la actualidad no existe la posibilidad de hacer eso con organismos multicelulares grandes o complejos como los mamíferos. Pero, el comprobar la existencia de los rotíferos como microorganismos multicelulares capaces de sobrevivir a la congelación es un paso en la dirección correcta. Ya que, ofrece una línea de investigación que, hasta la fecha, no estuvo nunca antes disponible.

Referencia:

A living bdelloid rotifer from 24,000-year-old Arctic permafrost: https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.04.077

Escribir un comentario