Cada vez más personas se suman al veganismo y dejan de comer cualquier tipo de carne para contribuir con el cese de la crueldad animal. Y aunque suene absurdo ahora por nuestra larga trayectoria como carnívoros, nueva evidencia sugiere que estas tendencias no eran tan extrañas en el pasado, al menos en lo que respecta a los pollos antiguos, que eran literalmente sagrados.

Una nueva investigación ha revelado esta imprevisto, proporcionándonos en el proceso más datos para ampliar el contexto conocido de las relaciones entre los humanos y las aves domésticas.

Una nueva técnica para estudiar los restos de aves domésticas

Determinar la edad de los restos de aves domésticas es un gran desafío en comparación con los estudios de los restos de mamíferos. Y es que las técnicas empleadas usualmente para estos últimos, como la fusión de huesos y el desgaste de los dientes no son útiles para las aves.

Pero, interesados por aprender más sobre el vínculo evolutivo entre las aves domésticas y los humanos, un equipo de arqueólogos diseñó nuevos métodos especializados; estos se basaban en el análisis del tamaño del espolón tarsometatarsiano que se desarrolla en la pata de los gallos adultos.

Probaron su nuevo método con aves domésticas y aves de la jungla roja modernas cuya edad y sexo eran conocidos, para confirmar que los hallazgos fueran consistentes. Gracias a ello, confirmaron que el espolón óseo solo se desarrolla en las aves mayores.

Tras su aparición, el espolón aumenta de tamaño y su longitud en relación con el tamaño de la pierna del pollo o ave se puede utilizar para estimar la edad. Pero, ¿cómo condujo la edad de los pollos más antiguos a la conclusión de que fueron sagrados?

Los pollos antiguos vivían mucho más tiempo que los modernos

Huesos de patas de un pollo antiguo que vivió durante al menos dos años probablemente por ser sagrado.
Huesos de gallo de la Edad de Hierro de Houghton Down, Hampshire, cuyo análisis reveló que vivió al menos dos años. Crédito: Julia Best.

Una vez hecho esto, procedieron a usarlo para analizar los restos de especímenes antiguos. De este modo, lograron determinar la edad de los pollos antiguos y reconstruir su historia al lado de los humanos desde la Edad del Hierro hasta los sitios de la Edad Moderna en Gran Bretaña.

Los arqueólogos descubrieron que 123 de los huesos procedentes de la Edad del Hierro, más del 50 por ciento correspondían a pollos con edades superiores a los dos años; alrededor del 25 por ciento de estos restos correspondió a más de tres años de edad.

El hallazgo no parece tan interesante si no nos ponemos en contexto. En nuestra actualidad (y desde hace un buen tiempo), los pollos viven apenas unas pocas semanas. En el Reino Unido, por ejemplo, las aves de corral viven entre 33 y 81 días porque, en su mayoría, están destinadas a consumo.

Los pollos antiguos eran sagrados para los humanos

Esta edad contrasta drásticamente al compararla con la encontrada para los restos de pollos antiguos analizados por los arqueólogos, que murieron mucho más viejos. La explicación podría ser que las aves domésticas tenían un status especial en aquella época, donde probablemente se les consideraron sagradas. En pocas palabras, los pollos no constituían un recurso de consumo como en la actualidad.

“Las aves domésticas se introdujeron en la Edad del Hierro y probablemente tenían un estatus especial, donde se las consideraba sagradas en lugar de comida”, explicó el Dr. Sean Doherty, de la Universidad de Exeter. “La mayoría de los huesos de pollo no muestran evidencia de carnicería, y fueron enterrados como esqueletos completos en lugar de con otros desperdicios de comida”.

El estudio también reveló que durante la Edad del Hierro y el período romano había más pollos que gallinas, lo que no solo se debe a su antiguo carácter sagrado. Los arqueólogos creen que se debe a que las peleas de gallos eran muy populares, por lo que estos probablemente tuvieron mayor valor y consecuente cuidado.

Referencia:

Estimating the age of domestic fowl (Gallus gallus domesticus L. 1758) cockerels through spur development. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/oa.2988

Escribir un comentario