Los rumores que el SARS-CoV-2 pudo escapar de un laboratorio chino se han repotenciado en las últimas semanas. Todo debido a la mención de documentos clasificados que hablaban de proyectos de China para usar el coronavirus como arma. Ahora, otro evento particular se une a la lista de sucesos extraños al revelarse que un científico chino había registrado una patente para la vacuna contra el COVID-19 antes de que se declarara la pandemia.

Sobre la patente de la vacuna contra el COVID-19 y el científico que la trajo a la luz

Según informa el portal The Australian, la patente de la aparente vacuna del COVID-19 se presentó el 24 de febrero del 2020, antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia. Por lo que parece, el científico militar detrás de la presentación legal la llevó en nombre del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China.

El nombre del científico era Yusen Zhou y no solo se lo llegó a conocer por su patente “del futuro”, sino también por su trabajo en el Instituto de Virología de Wuhan. Específicamente, se destacó por sus interacciones con la subdirectora de la institución Shi Zhengli –famosa por sus investigaciones en coronavirus de murciélagos–.

¿Qué pasó con el científico que patentó la vacuna contra el COVID-19 antes de la pandemia?

Científicos chinos en un laboratorio.
Crédito: Erik Törner. Vía Flickr.

Para el momento en el que Zhou presentó su patente en nombre del EPL, China apenas había cumplido cinco semanas desde su declaración de que el virus SARS-CoV-2 sí podía transmitirse entre humanos. Tal rapidez en la capacidad de creación de una patente hizo a muchos sospechar de que el gobierno chino sabía desde antes de las características del coronavirus. Un punto que, hasta la fecha, no se ha podido comprobar.

Por su parte, el Dr. Zhou falleció poco después de presentar la patente bajo circunstancias aún desconocidas. De hecho, según informó New York Post su muerte solo se documentó en un informe breve de los medios chinos. Ello a pesar de que Zhou era una figura prominente en el mundo de la ciencia del país.

La incertidumbre continúa

Hasta el momento, los rumores sobre la posibilidad de que el origen del SARS-CoV-2 no fuera animal siguen en pie. Sin embargo, como bien sabemos, solo se han mantenido como eso, suposiciones sin un sustento real.

Ahora, la información sobre la polémica patente podría ayudar a fortalecer la postura de aquellos que consideran que el actual coronavirus vino de un laboratorio en Wuhan. Sin embargo, está lejos de ser suficiente como para considerarse una prueba definitiva, sobre todo al leer otros reportajes como el de BBC Mundo, en el que se estipula que las investigaciones para averiguar el origen del SARS-CoV-2 no apuntaron a un nacimiento artificial.

Aun así, no todos están convencidos con los resultados obtenidos en ese primer estudio. Por ello, gobiernos como el del presidente estadounidense Joe Biden han propuesto la realización de una segunda investigación exhaustiva que observe la posibilidad más de cerca y se pueda averiguar de una vez por todas si el coronavirus fue creado por el hombre o no.

Escribir un comentario