Trompa de elefante.
Crédito: law Keven. Vía Wikimedia Commons.

En un principio, podríamos pensar que la robótica no tiene nada que la relacione a la trompa de los elefantes. Sin embargo, la verdad es que, nuevamente, la invención humana aún tiene mucho que aprender de la creación de la naturaleza.

Para el caso actual, los investigadores Andrew K. Schulz, Jia Ning Wu, Sung Yeon Sara Ha, Greena Kim, Stephanie Braccini Slade, Sam Rivera, Joy S. Reidenberg y David L. Hu se unieron para estudiar en detalle el funcionamiento de la trompa de los elefantes.

En otras oportunidades ya se había estudiado de qué forma la usaban para comer y para olfatear alimento, entre otras funciones. Pero, la investigación recién publicada lleva el proceso un poco más allá al analizar en un mismo estudio todas las capacidades que destacan a la trompa del elefante como uno de los órganos más versátiles y útiles de la naturaleza.

Fuerza y delicadeza en un solo lugar

Trompa de elefante bebé.
Vía SnappyGoat.

Uno de los puntos más destacados que observaron los investigadores al finalizar su análisis es que los elefantes eran capaces tanto de hazañas de fuerza como de detalle. Por ejemplo, aunque pueden usar su trompa para mover objetos pesados, son capaces de recoger comidas ligeras, como trozos de fruta y hojas, sin siquiera aplastarlas.

Según las observaciones publicadas en el estudio de Journal of the Royal Society Interface, ello se debe al manejo que hacen del aire a través de sus fosas nasales. Una habilidad que solo los elefantes pueden usar tanto fuera como debajo del agua –convirtiéndolos en una criatura con una habilidad de supervivencia única–.

Dos elefantes abrazados con sus trompas.
Vía Pixabay.

En la investigación, se detectó por ejemplo que los elefantes eran capaces de aspirar agua a 531 kilómetros por hora –lo que se equipara a las velocidades de los trenes bala en Japón–.

Dicha fuerza también mostró su utilidad a la hora de recoger alimentos delicados o acercarlos a su trompa con solo presión de aire. Algo que también pudieron utilizar si querían alejar algún objeto liviano de ellos, como montículos de hojas. Claramente, todas son habilidades de la trompa de los elefantes que los ayudan a sobrevivir, y de los que la robótica podría aprender.

Adicionalmente, notaron que las fosas nasales se expandían, aumentando su capacidad de almacenar agua en al menos un 30%. Algo que explica cómo con cada inhalación los elefantes podían absorber mucha más agua (3,7 litros en 1,5 segundos) que la que podría caber en sus fosas nasales normalmente.

Sobre la trompa de los elefantes y el futuro de la robótica

Trompas de elefantes cara a cara.
Vía Pixabay.

Para los investigadores tras el estudio, la nueva información obtenida sobre la trompa de los elefantes podría ser particularmente de ayuda para el desarrollo de la robótica suave. La información sobre la versatilidad del órgano nasal –que permite realizar tareas delicadas o de fuerza a voluntad– podría ser de gran ayuda para la creación de nuevos prototipos de máquinas más adaptables y eficientes.

Sumado a ello, como una forma de retribución, el estudiar con más detalle sobre las trompas de los elefantes también ayudará a colocarlos de nuevo en el centro de atención. Una acción que podría ayudar a salvar su especie, que actualmente se encuentra en peligro de extinción debido a la caza furtiva y a la pérdida de su hábitat.

Referencia:

Suction feeding by elephants: https://doi.org/10.1098/rsif.2021.0215