Científica con lentes de protección y mascarilla contra COVID-19 sosteniendo un fármaco oral.

Los científicos han estado probando un fármaco antiviral llamado TEMPOL como tratamiento potencial contra la COVID-19 y los resultados preliminares son alentadores. Administrado vía oral, el medicamento podría inhibir la replicación del coronavirus SARS-CoV-2 causante de la enfermedad, y salvar la pida de los pacientes.

Aunque la vacunación avance a galope en varios países, aún falta mucho para dar por finalizada la pandemia. Mientras tanto, otras miles de personas siguen contagiándose en todo el mundo, y los recursos para atenderlas siguen siendo limitados. Por ello, el desarrollo de un tratamiento efectivo contra el SARS-CoV-2 sigue siendo una prioridad.

El papel de la enzima ARN replicasa en la replicación del coronavirus

Recientemente hablamos de los ensayos de Pfizer de una pastilla y una inyección intravenosa para tratar a los pacientes gravemente enfermos. Pero en esta oportunidad hablaremos de un fármaco probado por expertos de los Institutos Nacionales de Salud.

Los investigadores intentaban comprender cómo el coronavirus usa una enzima llamada ARN replicasa para replicar su genoma y hacer copias de sí mismo con la maquinaria de las células que infecta.

Para ello, probaron si la subunidad nsp12 de la enzima requería grupos de hierro y azufre para dar soporte estructural al proceso, comprobándolo en el proceso. Los hallazgos muestran que la ARN replicasa del SARS-COV-2 cumple sus funciones si cuenta con dos grupos de hierro y azufre.

Un fármaco capaz de degradar los grupos de hierro y azufre necesarios para el avance de la COVID-19

El descubrimiento podría interpretarse como un punto débil que podría aprovecharse para impedir la replicación viral del coronavirus y, por tanto, detener la infección. Entonces probaron el TEMPOL, un fármaco que puede degradar los grupos de hierro y azufre, como un tratamiento antiviral contra la COVID-19.

Mujer con mascarilla contra el coronavirus suelta tomando un fármaco contra COVID-19.

Los experimentos realizados en células cultivadas en laboratorio mostraron que, en efecto, este puede inhibir la replicación del patógeno. Este resultado también se apoya en hallazgos previos que revelaron su efectividad contra otras enfermedades en las que los racimos de hierro y azufre también juegan un papel clave.

“Dado el perfil de seguridad de TEMPOL y la dosis considerada terapéutica en nuestro estudio, tenemos esperanzas”, dijo la Dra. Tracey A. Rouault, jefa de la Sección del NICHD sobre Metabolismo Humano del Hierro.

Pero bien nos ha enseñado la pandemia que no es prudente cantar victoria antes de tiempo. Es por ello que serán necesarios más estudios clínicos que confirmen que el fármaco en realidad tiene esta propiedad antiviral en los tejidos de pacientes infectados, en especial al principio de la enfermedad. Por lo pronto, las siguiente pruebas se harán en animales antes de poder realizar estudios clínicos más sofisticados.

Referencia:

Fe-S cofactors in the SARS-CoV-2 RNA-dependent RNA polymerase are potential antiviral targets. https://science.sciencemag.org/content/early/2021/06/02/science.abi5224