Persona en Alemania pasando por las calles cerradas a causa de la cuarentena por COVID-19.
Vía Picture Alliance.

Como ya sabemos, la crisis del coronavirus no ha detenido su paso desde su aparición en diciembre del 2019. Desde entonces, ha colonizado nación tras nación y se ha negado a dejarlas –sin importar cuántos esfuerzos se hicieran–. Solo medidas extremas como por ejemplo el confinamiento mostraron buenos resultados al inicio de la pandemia. Pero, en algunas naciones como Alemania, el confinamiento pudo no ser el verdadero motivo de su triunfo contra el COVID-19.

Según reseñó el portal británico The Telegraph, un nuevo estudio realizado por investigadores alemanes podría probar que el bloqueo extremo no marcó tanta diferencia a la hora de frenar los contagios del coronavirus.

El inicio del confinamiento y la caída de las infecciones en Alemania “no coinciden”

En su publicación el equipo de científicos de la Universidad de Munich comentan que los análisis estadísticos no muestran “ninguna conexión directa” entre la disminución de casos de COVID-19 y la activación del confinamiento en Alemania.

Para llegar a ese resultado, compararon el estado de la curva en las tres oportunidades que Alemania aplicó un bloqueo fuerte. El primero fue el 2 de noviembre del 2020, luego hubo otro el 16 de diciembre y, finalmente, el último el 23 de abril de este año.

Persona en Alemania pasando por las calles cerradas a causa del confinamiento por COVID-19.
Vía Picture Alliance.

Al analizar el número R –que indica a cuántas personas puede contagiar un individuo infectado– los investigadores notaron que ya él era menor a 1 antes de que se instauraran las medidas de bloqueo –en las tres oportunidades–.

Si el número superar al 1, se habla de un contagio ascendente, si es mejor, entonces es descendente. En otras palabras, la curva de contagios del COVID-19 en Alemania ya tendía a la baja antes de las medidas de confinamiento.

¿Fue un encierro innecesario?

Aunque pueda parecer que la reciente investigación sustenta dicha idea, la verdad es que ese no es el mensaje que buscan transmitir los autores. Su investigación rápidamente se ha hecho popular entre el movimiento antibloqueo en Alemania. Por lo que se usa como argumento contra las explicaciones sobre que el confinamiento se realizó para controlar al virus.

“No se puede decir a partir de los datos que el bloqueo fue innecesario”, afirmó el profesor Ralph Brinks, coautor del estudio, para la televisión alemana, según reportó Telegraph.

Ahora, desde la perspectiva de los investigadores, su estudio no niega completamente la utilidad de el confinamiento en Alemania para frenar al COVID-19. Cuando mucho, indica que no existe una relación tan directa como la que se esperaría inicialmente.

Sin embargo, eso no implica que no exista algún tipo de nexo menos claro. En otras palabras, el confinamiento pudo no haber sido el motivo principal por el que los contagios disminuyeron en Alemania. Pero, sí pudo ser un apoyo secundario que fomentó dicho resultado.

“Las medidas tomadas podrían haber tenido un efecto positivo en el curso de la infección, pero no son las únicas responsables de la disminución”, concluyeron los autores.