Monumento Blanco de Siria, el memorial a los caídos más antiguo del mundo.
Crédito: YouTube. Vía The Guardian.

Nuestra historia es tan vasta como compleja, lo que ha hecho que, hasta la fecha, aún no hayamos sido capaces de develarla por completo. Ahora, gracias a una excavación arqueológica, se podrían haber desempolvado las evidencias del que sería el monumento a los caídos en guerra más antiguo del mundo.

En recientes anuncios, la ciencia ha declarado no estar segura de lo que ocurrió en el aparente sitio de la primera guerra humana, en Jebel Sahaba. Por lo que, las evidencias del actual terreno de excavación en Siria podrían ser un testimonio más fiel de las costumbres bélicas y funerarias humanas.

‘Monumento Blanco’, el testimonio más antiguo de los memoriales de guerra

Monumento Blanco de Siria.
Crédito: Universidad de Toronto.

Si no habías oído de él, el ‘Monumento Blanco’ es un montículo de tierra de 22 metros de altura que fue edificado por antiguas civilizaciones en el territorio sirio. Se ubica cerca del río Éufrates y ha recibido su nombre ya que los materiales con los que se lo construyó lo hacen brillar en tonos blancos cuando recibe los rayos del sol.

Las nuevas evidencias recién desenterradas indican que el ‘Monumento Blanco’ de Siria podría ser el reconocimiento más antiguo a los caídos durante una guerra. Hasta el momento, la ciencia consideraba que el montículo artificial sirio podría ser un sitio de entierro común para los aurigas.

Los antes mencionados fueron la población de humanos que habitó el territorio sirio desde hace más de 4.500 millones de años. Según se esperaba, la pirámide de tierra y desechos podría haber sido una especie de cementerio comunal.

Sin embargo, los descubrimientos recientes han señalado que no cualquier podría ser enterrado en el monumento. De hecho, parecieran apuntar a que el montículo era un lugar de descanso especialmente destinado a los caídos en guerra, sus animales y sus “armas”.

¿Qué los ha hecho tener ese cambio de perspectiva?

Monumento Blanco de Siria.
Crédito: Euphrates Salvage Project.

Para llevar a cabo la investigación, la directora del proyecto, Anne Porter, y sus colegas analizaron nuevamente un grupo de artefactos y huesos desenterrados del monumento. Según lo que se sabe sobre el montículo, tuvo que haber sido utilizado en dos periodos: primero hace 300 años hasta alrededor del 2.450 a. C. y, luego, entre el 2.450 y el 2.300 antes de Cristo.

Las observaciones de los investigadores de la Universidad de Toronto, en Canadá, identificaron los restos de al menos 30 personas. Sumado a ellos, se encontraron “perdigones de tierra” que se sospecha se usaron como armas contra los enemigos. Finalmente, también encontraron y pieles huesos de animales similares a los burros que, aparentemente, pudieron ser usados como transporte durante las batallas.

Debido a lo anterior, se considera que el ‘Monumento Blanco’ es el reconocimiento a los caídos en guerra más antiguo del mundo. Después de todo, sus restos sugieren más que se lo construyó como un sitio de descanso conmemorativo para los guerreros que como una simple fosa común para los ciudadanos o los enemigos de guerra.

Referencia:

Pyramid made of dirt is world’s oldest known war memorial: https://www.nature.com/articles/d41586-021-01443-8