Los problemas causados por el cambio climático siguen demostrando que son capaces de afectar todos los rincones de la Tierra. Ahora, como un nuevo síntoma del caos que se está generando en la Tierra, menos con preocupación la inminente extinción que enfrentan las estrellas marinas girasol.

Hasta la fecha, ninguna otra especie actual de ellas había estado tan cerca de la extinción. Como consecuencia, las estrellas de más girasol se podrían convertir en una preocupante primera pérdida para el ecosistema marino.

Peligro crítico de extinción: ¿qué ha ocurrido con el caso de las estrellas marinas girasol?

Las estrellas marinas girasol, conocidas científicamente como Pycnopodia helianthoides, son el tipo de equinodermo asteroideo más grande de la Tierra. De allí que los especímenes de mayor tamaño puedan llegar a tener hasta 0,9 metros de ancho.

Hasta el 2012, la especie de icónicos y vibrantes colores en sus 24 brazos se encontraba extendida desde Alaska hasta el sur de California y parte del Golfo de México. En la actualidad, ya solo hay rastros de ellas al norte de Alaska. De hecho, desde el 2013, el 91% de su población desapareció debido a una nueva enfermedad que “desgasta” sus cuerpos.

Tomando en cuenta la situación la International Union for Conservation of Nature declaró que la especie se encontraba en “peligro crítico” el pasado 2020. Hasta los momentos, la situación no ha cambiado notoriamente y sus números siguen disminuyendo, pero la ciencia trabaja arduamente para intentar detener el proceso.

¿Cómo espera la ciencia hacer frente a la situación?

Estrella de mar girasol en peligro crítico de extinción.
Vía Wikimedia Commons.

Por los momentos, las estrellas de mar girasol se han salvado de una extinción en la naturaleza. De ocurrir, solo se contaría con los especímenes que se hubieran mantenido en cautiverio.

Como bien sabemos, más del 90% de su población se ha ido en poco menos de una década. Por ende, es necesario proteger y multiplicar ese 10% restante si se quiere que la especie tenga algún tipo de esperanza.

Con dicha meta, variados grupos de científicos alrededor del mundo han puesto en marcha programas de reproducción para las estrellas marinas de la especie. Un ejemplo de ellos es el dirigido por Jason Hodin, científico senior de Friday Harbor Labs, cuyo nacimiento se debió a la colaboración entre la Universidad de Washington y The Nature Conservancy.

Algunas complicaciones esperadas

Con iniciativas como la antes mencionada, se espera que poco a poco la población de estrellas marinas girasol pueda escapar a la extinción. Sin embargo, no todo es tan sencillo, sobre todo porque existen variados detalles vitales sobre ellas que aún no manejamos.

Por ejemplo, investigadores como Hodin han declarado no conocer bien la forma en la que las estrellas de mar girasol viven o se alimentan antes de su etapa más adulta. Por ese motivo, a la hora de tenerlas en cautiverio, puede hacerse complicado proveerlas con las condiciones y elementos necesarios para que se desarrollen.

Igualmente, no está claro cuál podría ser el mejor momento para liberar a las pequeñas en la naturaleza. Por ahora, se considera que tal vez sea conveniente hacerlo cuando finalmente hayan alcanzado al menos el tamaño de una pelota de tenis. Pero aún no existen seguridades y son necesarios más estudios.

De forma similar, la ciencia no tiene seguridades sobre cómo se manejaran las estrellas marinas girasol criadas en cautiverio. Ellas podrían llegar a ser la última esperanza para salvar a la especie de la extinción en la naturaleza, pero aun así solo representan una posibilidad y no un seguro de obtener un resultado positivo.

Referencia:

Disease epidemic and a marine heat wave are associated with the continental-scale collapse of a pivotal predator (Pycnopodia helianthoides) (2019) Science Advance: DOI: 10.1126/sciadv.aau7042

Can Seaweed Farming Play a Role in Climate Change Mitigation and Adaptation? (2017) Frontiers in Marine Science: https://doi.org/10.3389/fmars.2017.00100

Escribir un comentario