Mujer con COVID-19 leve que podría desarrollar anticuerpos.
Vía PxHere.

La inmunidad ante el coronavirus ha sido uno de los temas más debatidos entre el pasado 2020 y el actual 2021. En los últimos estudios, se logró detectar su existencia hasta 7 meses después del episodio de enfermedad. No obstante, hasta la fecha, no se había determinado que los anticuerpos contra el COVID-19 realmente podían permanecer indefinidamente en el organismo y ofrecernos protección incluso tras los casos más leves.

Ahora, un estudio publicado en la revista Nature nos comprueba que ello es posible. Particularmente, los investigadores Jackson S. Turner, Wooseob Kim, Elizaveta Kalaidina, Charles W. Goss, Adriana M. Rauseo, Aaron J. Schmitz, Lena Hansen, Alem Haile, Michael K. Klebert, Iskra Pusic, Jane A. O’Halloran, Rachel M. Presti y Ali H. Ellebedy se enfocaron en los casos de COVID-19 leve. Por lo que sus resultados son particularmente relevantes para las personas que –a pesar de tener la enfermedad– no tuvieron grandes síntomas.

Una nueva perspectiva sobre la inmunidad al COVID-19

“El otoño pasado, hubo informes de que los anticuerpos disminuyen rápidamente después de la infección con el virus que causa el COVID-19, y los principales medios de comunicación interpretaron que eso significaba que la inmunidad no era duradera”, comentó Ellebedy.

Tal como dice el profesor asociado de patología e inmunología, medicina y microbiología molecular de la Universidad de Washington en St. Louis, las perspectivas anteriores indicaron que los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 no ofrecían inmunidad duradera debido al descenso de sus niveles.

Sin embargo, las nuevas declaraciones del equipo reiteran que ello es en realidad un proceso natural. Una vez la enfermedad se detiene, el organismo deja de producir tantos anticuerpos para eliminar al virus. Pero eso no significa que desaparezcan por completo.

De hecho, por lo general se quedan “inactivos” en el organismo como células productoras que podrían volver a activarse si el virus entra de nuevo en nuestro sistema. Eso implica que los anticuerpos –aunque disminuyen– siguen teniendo la capacidad de ofrecer protección. Solo que se mantienen en un nivel más bajo y estable cuando no son necesarios.

Anticuerpos del COVID-19 podrían brindarnos protección incluso tras casos leves

Anticuerpos contra el COVID-19
Crédito: Dr_Microbe. Vía iStock/Getty Images Plus.

Ahora, las células productoras antes mencionadas no suelen quedarse en todo el organismo. Como consecuencia, suelen pasar desapercibidas en los análisis de anticuerpos tradicionales. No obstante, sí hacen presencia en la médula ósea –lugar en el que se almacenan para ser utilizadas en cado de que el virus ataque de nuevo–.

Según los registros de los investigadores, se pudieron encontrar vestigios de la protección de anticuerpos en personas que tuvieron COVID-19 leva hasta 11 meses luego de la enfermedad. Por si sola, la noticia ya es alentadora, pero se hace aún mejor una vez se presentan los hallazgos completos.

En ellos, se observa que la médula ósea de los sobrevivientes del COVID-19 tiene células capaces de producir anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2. Asimismo, se vio que ellas parecían tener un nuevo lugar permanente que podría asegurar su actividad por mucho más de 11 meses. En realidad, se ha estimado que la nueva información pueda ser un indicio de que sobrevivir al COVID-19 puede dejarnos anticuerpos para toda una vida.

¿Qué nos indica la nueva información?

“Las personas con casos leves de COVID-19 eliminan el virus de sus cuerpos dos o tres semanas después de la infección, por lo que no habría ningún virus que impulse una respuesta inmune activa siete u 11 meses después de la infección”, explicó Ellebedy.

Siguiendo lo dicho por Ellebedy, cabe destacar que la capacidad inmune mostrada por el organismo de los pacientes habla de un aprendizaje a largo plazo del sistema inmunológico –sobre todo tomando en cuenta que tenían casos leves de la enfermedad y que, entonces, la exposición al virus no pudo ser tan fuerte como las de los cuadros graves–.

Por los momentos, no se sabe si los resultados acá obtenidos se extrapolarían también a los sobrevivientes del COVID-19 severo. De hecho, por ahora existen posiciones encontradas sobre el tema. Pero los investigadores consideran más seguro que los pacientes con coronavirus asintomático también tengan posiblemente inmunidad a largo plazo.

Aun así, para poder afirmar con seguridad cualquiera de los postulados anteriores, es necesario que se realicen más investigaciones.

Referencia:

SARS-CoV-2 infection induces long-lived bone marrow plasma cells in humans: https://doi.org/10.1038/s41586-021-03647-4