Celacantos vivos en el agua.
Crédito: Hans Fricke.

La historia de la fauna de nuestro planeta está repleta de encuentros inesperados y reapariciones tanto de especies relativamente nuevas como de otras muy antiguas. Como ejemplo, el celacanto, un pez de aletas lobuladas que se creyó extinto hasta que un pescador capturó un ejemplar en 1938.

Este “primer” individuo procedía de la costa de Sudáfrica, pero posteriormente, aparecieron otros varios frente a Tanzania, las islas Comoras (al este de África) y Madagascar. Y a pesar de esta variedad de sitios, los investigadores creen que este último podría constituir una especie de paraíso para los celacantos, y que incluso podría ser su hogar ancestral.

Los celacantos son peces ancestrales

Los celacantos evolucionaron 180 millones de años antes de que aparecieran los dinosaurios, y aunque sean pequeños frente a otras criaturas, lograron sobrevivir a los numerosos cataclismos que experimentó la Tierra a lo largo de su historia de vida. El mejor ejemplo es el impacto del asteroides que propició una extinción masiva de especies, incluidos los imponentes dinosaurios y mosasaurios.

Los celacantos datan de hace 420 millones de años, por lo que destacan entre los animales más antiguos que han habitado nuestro planeta. De hecho, las ubicaciones en las que se han encontrado especímenes son mucho más jóvenes que ellos mismos.

Los lugares que frecuentan los celacantos

Latimeria chalumnae en el agua.
Latimeria chalumnae, una especie de celacanto. Crédito: JoJan/Wikipedia.

Por ejemplo, las islas Comoras apenas tienen unos 15 millones de años; mientras que Madagascar, donde se han encontrado numerosos ejemplares de celacantos, ha mantenido su ubicación durante unos 40 millones de años.

Madagascar ha tenido una línea costera durante un tiempo superior de 88 millones de años. Mike Bruton, un ictiólogo con sede en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y autor del estudio, destaca además que “tiene una costa vasta, y sabemos que hay cañones a lo largo de su costa”.

Los estudios han revelado que a los celacantos les gusta vivir en cañones con profundidades que van de 150 a 500 metros. Por lo que los investigadores creen que las aguas de Madagascar pudieron funcionar como un hábitat idóneo para estos fósiles vivientes antes de movilizarse a la Comoras.

Informes de capturas de celacantos en Madagascar

Sin embargo, la información sobre los celacantos en la costa de Madagascar se ha generado de forma muy dispersa, sumado a que nunca ha habido un especialista en este tema dentro de la isla.

En pocas palabras, aunque el lugar parece haber sido el hogar ancestral de estos peces, la evidencia sugerente se ha mantenido desorganizada durante mucho tiempo. Fue por ello, y a fin de confirmar sus sospechas, que los investigadores decidieron recopilar los informes de capturas de celacantos y empezar a unir cabos.

Redes de pesca de tiburón que también han servido para capturar celacantos.
Redes de pesca usadas para capturar celacantos. Crédito: Minosoa Ravololoharinjara.

Desde el descubrimiento en 1938 del espécimen vivo, se incrementaron los informes de captura. Hasta ahora, se han capturado al menos 34 especímenes confirmados como celacantos; pero es probable que la cifra sea aún mayor ya que muchos no llegaron a manos de biólogos o conservacionistas que los documentaran.

Los investigadores atribuyen el incremento de los informes de capturas a la extensión del uso de las redes de malla grande usadas para capturar tiburones en la década de 1980. Puede que los celacantos solo sean capaces de detectarlas cuando están demasiado cerca; pero también puede influir el hecho de que las redes se despliegan en los cañones rocosos que tanto gustan a estos peces.

Capturas de celacantos a lo largo de la costa occidental de Madagascar

Mapa de la bahía de St Augustin, al suroeste de Madagascar.
Mapa de la bahía de St Augustin, al suroeste de Madagascar, que muestra las ubicaciones de los celacantos capturados entre 1987 y 2019. Fuente: Mapa de A. Cooke.

Entre todos, el peso promedio rondó entre 30 a 90 kilogramos, mientras que sus longitudes iban desde 121 hasta 190 centímetros. El individuo más grande capturado fue Onilahy Canyon, frente a la costa suroeste.

El estudio reveló que las capturas de celacantos en Madagascar ocurrieron a lo largo de 1,000 kilómetros de su costa occidental, lo cual abarca desde el punto más al sur hasta la costa noreste.

Los celacantos están en peligro de extinción

También es probable que haya celacantos en la costa este de Madagascar, pero para comprobarlo, es necesario implementar medidas de control adicionales. Por ejemplo, usar encuestas con vehículos operados por control remoto para buscar en ese lado de la isla a este pez fascinante.

Pero el interés en ello no persigue únicamente confirmar su existencia en la zona, sino que también involucra un esfuerzo de conservación de un orden de peces amenazados. Y es que, aunque hayan sobrevivido eventos catastróficos, los celacantos tienen varias características que los hacen vulnerables: son de crecimiento lento, su reproducción es poco frecuente, y es un depredador que fácilmente podría sucumbir a la escasez de presas por la pérdida del hábitat y la degradación del ambiente.

Aunque el número total de individuos en la isla aún se desconoce, la conclusión de esta investigación es que Madagascar fue el hogar inicial de estos peces ancestrales. Y, partiendo de ello, los investigadores recomiendan establecer Madagascar como un “santuario” de celacantos junto a una legislación que promueva su protección.

Referencia:

Coelacanth discoveries in Madagascar, with recommendations on research and conservation. https://sajs.co.za/article/view/8541

Lea también:

Científicos descubren “la orquídea más fea del mundo” en Madagascar