Convertir presentaciones a videos en Canva.

Sin lugar a dudas, la plataforma de diseño de documentos, imágenes y videos, Canva, ha ido evolucionando con el paso de los años y ganando cada vez más popularidad. Para mantenerla, se ha encargado de seguir añadiendo nuevas y mejores funciones a su servicio. Ahora, para que puedas aprovecharlo al máximo, te contaremos cómo convertir tus presentaciones de Canva en videos con simples pasos.

¿Debo saber de diseño o edición para usar Canva?

No. Una de las grandes ventajas que ofrece esta plataforma es que está abierta para todo público y cuenta con un diseño sencillo y amigable. Gracias a esto, tiene opciones y funcionalidades tanto para los usuarios más experimentados como para aquellos que desean intentar diseñar por primera vez.

Logo de Canva sobre laptop con Canva en la pantalla.

Con su sistema de plantillas y búsqueda especializada, es seguro que podremos encontrar alguna opción que nos inspire, o que simplemente nos parezca perfecta para nuestro diseño o presentación. ¿Lo mejor de todo? Al final del día podemos convertir nuestra obra al formato que deseemos –lo que incluye a los videos–.

¿Quieres saber cómo? ¡Acá te lo contamos paso a paso!

Paso 1 – Seleccionar el tipo de presentación que deseamos

Convertir una presentación de Canva a video es un proceso sencillo. Pero, si queremos tener los mejores resultados, en importante que pensemos en el producto final que seamos primero. Por ejemplo, no necesitaremos los mismos parámetros para un video de YouTube que para uno diseñado para las historias de Instagram.

Por esto, el primero paso a tomar es escribir en la barra de “Buscador” de Canva la palabra “Presentación”. Allí nos saldrá una lista de alternativas inmediatamente con diversas medidas. La más común es 1920×1080, ya que no solo son dimensiones de alta calidad, sino que también corresponden a los formatos de video comunes.

Entonces, cualquiera de las opciones con estas medidas podrá sernos de utilidad. Por otra parte, si queremos un video que sea más apreciable en teléfonos móviles, podremos elegir la alternativa específica para este formato.

Una vez hayamos seleccionado el tamaño del lienzo que usaremos, Canva nos dará una serie de opciones con plantillas diversas. Acá, podremos usar los botones en la parte superior izquierda de la pantalla para detallar si las queremos en un color o tema específico.

Asimismo, podremos aprovechar para observar las plantillas de Canva Pro que, por lo general, son más variadas en sus contenidos y cuentan con más formas de personalización para cada uno de ellos. Una vez hayamos seleccionado la que queremos, solo tendremos que hacer clic sobre ella y seguir el link que abrirá Canva a la versión editable.

Paso 2 – Añade los contenidos que desees a la presentación

Una vez nos encontremos en el editor de Canva, veremos a nuestra izquierda una barra negra vertical con totas las opciones de la plataforma. De primero estarán las plantillas, que podremos revisar e intercambiar en cualquier momento si así lo deseamos.

Luego están los “Elementos” que contienen las categorías de “Foto”, “Video”, “Audio”, “Recursos” y “Marcos” que podremos utilizar para personalizar nuestra presentación. Finalmente, bajo este se encuentra también la opción para subir archivos propios a la nube de Canva e incluirlos en el trabajo.

Este será el momento de dejar fluir nuestra creatividad y vaciar en lienzo todos videos, imágenes y animaciones que creamos convenientes para nuestra presentación, ya que todos estos luego quedarán guardados al momento de convertir las diapositivas de un video, directamente desde Canva.

Paso 3 – Edita y personaliza tus contenidos

En la parte superior izquierda de la pantalla –esta vez en la barra blanca horizontal inmediatamente sobre nuestro diseño– veremos dos opciones. El primer ícono nos permitirá colocar animaciones en cada lámina –o directamente en todas– tal como en PowerPoint.

Por su parte el segundo, que tiene la forma de un reloj, nos permitirá elegir cuánto tiempo pasará la lámina visible antes de que se cambie automáticamente. Gracias a esto, podremos controlar en detalle la velocidad a la que se mueva nuestro video, haciendo pausas o acelerando en los lugares necesarios.

Igualmente, al hacer doble clic sobre los videos, en la misma barra blanca aparecerá una larga línea con la duración total de este. Si deseamos que un clip sea un poco más corto, solo habrá que indicarlo al escribir el tiempo que deseamos que ture, o recortándolo “a mano” en la línea de tiempo. Algo similar se puede usar con los audios, que podrás elegir sin problemas desde la pestaña de “Elementos”.

Ahora, como podrás ver en la imagen que te presentamos, no todos los recursos son siempre gratuitos y, en específico, algunos como los audios o videos no suelen ser tan variados en la versión básica. Por este motivo, si deseas no solo convertir tus presentaciones a videos, sino también llevarlas al siguiente nivel, te recomendamos que te aventures a probar Canva Pro.

Paso 4 – ¡Descarga tu video!

Finalmente, cuando todo esté listo y ya estés satisfecho con el resultado, solo deberás ir a la barra horizontal azul y mirar las opciones a la derecha. Allí se observará la posibilidad de “presentar” tu creación directamente desde Canva, de compartirla y finalmente, en la opción con la flecha apuntando hacia abajo, saldrá la alternativa de descarga.

Desde allí todo lo que deberás hacer será elegir el formato de video –es decir, MP4– y las láminas de la presentación que deseas convertir con Canva. Después solo deberás seleccionar “Descargar” y ¡listo! Tendrás en tu PC un video creado y editado desde una presentación de Canva.

Lea también:

Presentations, la nueva sección de Canva para crear diapositivas