Taza de café repleto de cafeína.
Vía Pixabay.

Tendemos a creer que una taza de café luego de una noche sin dormir es el remedio perfecto para recuperar energía y superar las tareas del día. Sin embargo, esto solo es así hasta cierto punto. De hecho, la cafeína –aunque sí nos ayuda– no es el mecanismo perfecto para lidiar con la privación del sueño.

Dicha afirmación se respaldó recientemente con una publicación realizada en el Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, & Cognition. En ella, el trío de investigadores, M. E. Stepan, E. M. Altmann y K. M. Fenn, observaron los efectos de la cafeína en un grupo de voluntarios que no había dormido en toda una noche.

Los 275 participantes tuvieron que completar dos tipos de pruebas. En la primera, debían realizar tareas simples y repetitivas. Para la segunda, fueron asignados a tareas de “mantenimiento de lugar” que, básicamente, implicaban la realización de un proceso con variados pasos que debían ejecutar en un orden específico y sin repetir ni saltar ninguno.

La cafeína solo combate la privación del sueño hasta cierto punto

Según lo declarado por Fenn, se observó que la cafeína sí aumentó la energía de los participantes. Como consecuencia, fueron capaces de llevar a cabo las tareas simples sin mucho problema.

No obstante, el éxito de la cafeína ante la privación del sueño no la siguió hasta la tareas de “mantenimiento de lugar”. Acá, aunque los participantes las completaron, tendieron a cometer errores como olvidar el orden de los pasos, saltarse procesos o repetirlos.

“La cafeína puede mejorar la capacidad de permanecer despierto y atender una tarea, pero no hace mucho para prevenir el tipo de errores de procedimiento que pueden causar cosas como errores médicos y accidentes automovilísticos”, explicó Fenn.

La cafeína nunca reemplazará una noche de sueño completo

Taza de café junto a laptop de persona con deprivación del sueño.
Crédito: Coffee Channel. Vía https://coffee-channel.com

Con esto, los investigadores lograron observar que, aunque la cafeína puede mantenernos despiertos tras sufrir de privación de sueño, no necesariamente nos ayuda a estar mentalmente alerta. En otras palabras, nuestras capacidades cognitivas son menores cuando no dormimos lo suficiente –sin importar si tomamos o no café–.

En consecuencia, podemos vernos más expuestos a cometer errores de procedimiento que, en tareas de alto riesgo, podrían ser peligrosos o incluso fatales. Tal como lo mencionó Fenn, este tipo de situaciones podrían ser un problema por ejemplo para cirujanos, pilotos y otros profesionales que deben realizar trabajos delicados cuando usualmente no han tenido la oportunidad de dormir tanto como lo necesitan.

Para Fenn y sus colegas, su investigación reitera la necesidad de dar prioridad al sueño en nuestro día a día. Después de todo, ni siquiera la cafeína podrá salvarnos de los efectos de una noche sin dormir.

Referencia:

Caffeine selectively mitigates cognitive deficits caused by sleep deprivation: https://doi.apa.org/doi/10.1037/xlm0001023

Lea también:

Cafeína: ¿positiva o negativa para tu cuerpo?