Fachada de Google

Actualmente, muchas empresas de tecnología compiten por hacerse con nuestros datos digitales y sacar provecho ello. En esa carrera, terminan expandiendo sus servicios para posicionarse en el mercado y llegar a más usuarios, despertando el interés de instituciones antimonopolio.

En ese sentido, nuestra información personal es una especie de tesoro para estas compañías. A partir de ella, pueden enviarnos publicidad dirigida con base en nuestros intereses y comportamiento en línea. Y, eventualmente transformarse en una compra. Es por ello que los entes regulatorios se enfocan en los mecanismos que usan estas compañías para extender su alcance en el mundo digital.

Estas son algunas de las empresas más propensas a caer en leyes antimonopolioLogos de aplicaciones sociales

Sin dudas, las empresas del Big Tech encabezadas por el grupo GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) son las más destacadas.

Google lleva tres demandas por monopolio

En el caso de Google, la compañía ha recibido tres demandas por prácticas monopolísticas. Se le señala de limitar las búsquedas de sus usuarios, específicamente cuando se trata de productos que ella también comercializa.

Asimismo, se le acusa de utilizar “contratos restrictivos artificiales” para obligar a otras empresas a posicionar su buscador como opción predeterminada. Incluso, de obligar a los fabricantes de dispositivos móviles a preestablecer sus servicios de Google, como Gmail, Google Maps, YouTube, entre otros.

Facebook concentra los datos de sus usuarios

Al igual que Google, Facebook también ha sido objeto de escrutinio de reguladores antimonopolio. De hecho, actualmente se gesta una demanda en su contra que amenaza con fragmentar la compañía. Esto significa que podría perder Instagram y WhatsApp.

Al gigante de las redes sociales se le acusa de ganar miles de millones de dólares al convertir los datos personales de sus usuarios en una fuente de ingresos. Esto se debe a todo el poder que ha conseguido a través del acceso a nuestra información personal.

Aunado a ello, se ha caracterizado por comprar o tomar características de aplicaciones de la competencia para reforzar las suyas y mantener su posición en el mercado. En consecuencia, termina estrangulando a los competidores.

Apple y su App Store

Los de Cupertino son muy celosos con las aplicaciones de iOS. De hecho, tienden a posicionar sus productos por encima de la competencia. Es por ello que recientemente el senado EE.UU. la convocó a una audiencia con motivo de discutir el presunto abuso de su App Store. Como destacar a destacar Apple Music sobre Spotify, por ejemplo. Inclusive por cobrar altas tarifas a sus usuarios (entre 15% y 30% de comisión).

Pero, ¿qué consecuencias traen estas leyes antimonopolio para estas empresas?

Principalmente, multas millonarias para estas empresas y cambios forzados en sus políticas. Para ejemplificar un poco retomamos el caso de Apple y su App Store. Los de Cupertino recibieron una sanción de 12 millones dólares por violar las leyes de competencia en Rusia. Además de una petición para que modifique las cláusulas de su tienda de aplicaciones y todas las aplicaciones tengan los mismos privilegios.

Una situación similar sucedió con Google hace meses. En ese caso, la compañía se vio obligada a cambiar las cláusulas de Google AdSense – restringía los sitios que mostraban publicidad de la competencia- ante la multa y la presión de reguladores alemanes.

Así pues, las instituciones antimonopolio fijan su atención en empresas de tecnología por el interés que tienen en hacerse con los datos de sus usuarios y sacar el mayor beneficio económico de ello, lo cual repercute negativamente en firmas más pequeñas.

Lea también:

Apple, Amazon, Facebook y Google comparecen ante el Congreso por investigación antimonopolio