Drogas en forma de píldoras blancas.

Bien sabemos que las drogas psicodélicas tienen un potencial elevado como tratamiento complementario para trastornos psicológicos y depresión, pero ahora una sustancia similar, y aparentemente más saludable, promete revertir los efectos del estrés.

Los investigadores descubrieron que el compuesto similar a una sustancia como ibogaína funciona rápidamente en el alivio de los síntomas de estrés en ratones, sin exponerlos a los efectos tóxicos y alucinógenos que suelen acompañar el uso de drogas psicodélicas.

Drogas psicodélicas son efectivas, pero sus efectos adversos merecen atención

Hace poco hablamos del creciente interés en las drogas psicodélicas luego de décadas de prohibición. Varios estudios han demostrado que estas son efectivas para tratar ciertos trastornos psicológicos comunes, como la adicción, la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático.

A pesar de ello, hay una preocupación inminente respecto a sus efectos adversos, que merecieron convertirlas en drogas ilícitas en el pasado. Los científicos aún no tienen claro si las alucinaciones que suelen causar pueden tener implicaciones importantes o si no son más que un efecto secundario.

La ibogaína, por ejemplo, es prometedora como tratamiento para las adicciones, pero también se ha observado que, además de las alucinaciones, causa arritmias cardíacas peligrosas. Usarla implicaría solucionar un problema y generar otro, razón por la cual aún hay dudas respecto a su implementación.

Análogos de drogas psicodélicas para tratar trastornos psicológicos y estrés

Dibujo de dos ratones con estrés tratados con TBG, una sustancia similar a una potente droga psicodélica.
Efecto del uso de TBG en ratones con estrés. Ilustración: Chelsea Kintz.

Mientras tanto, los científicos siguen indagando en otras sustancias útiles para tratar tanto estos como otros malestares similares. En el proceso, surgió el tabernanthalog (TBG), un compuesto con una estructura muy parecida a la de la ibogaína.

Sus pruebas iniciales en roedores revelaron efectos antidepresivos y también efectividad contra los comportamientos adictivos. Esto motivó a los científicos a evaluar su desempeño en otra condición que suele aquejar a los humanos: el estrés.

Nuevamente, usaron ratones en una serie de experimentos diseñados para evaluar las respuestas conductuales al estrés y el efecto del tratamiento con el análogo de la droga psicodélica.

El TBG puede revertir los efectos del estrés en ratones

El protocolo consistió en someter a los ratones a factores estresantes leves e impredecibles durante un período de varios días y luego exponerlos a la sustancia. También tomaron imágenes cerebrales para evaluar los cambios (si los había) que experimentarían los animales.

Y, tal como sugirieron las pruebas previas, la sustancia fue capaz de revertir rápidamente los efectos del estrés en el modelo animal. Lo realmente sorprendente es que su impacto fueran tan notorio a muy bajas dosis.

“Fue muy sorprendente que un solo tratamiento con una dosis baja tuviera efectos tan dramáticos en un día”, dijo el autor correspondiente Yi Zuo, profesor de biología molecular, celular y del desarrollo en la UC Santa Cruz.

Los resultados sugieren que una sola dosis de TBG bastaría para corregir los déficits conductuales inducidos no solo por el estrés, sino también la ansiedad y la inflexibilidad cognitiva. Además, promueve las conexiones neuronales y restaura los circuitos que sufren interrupciones en situaciones demandantes.

Aunque aún no se ha probado en humanos, este análogo de drogas psicodélicas promete convertirse en una opción segura para tratar el estrés en ellos a un muy bajo costo de efectos secundarios.

Referencia:

An analog of psychedelics restores functional neural circuits disrupted by unpredictable stress. https://www.nature.com/articles/s41380-021-01159-1

Lea también:

Científicos recomiendan reconsiderar la utilidad de las drogas psicodélicas en la psiquiatría