Todo aquel que haya leído el Antiguo Testamento de la Biblia se habrá topado con una serie de lineamientos dietarios muy específicos; entre ellos, la prohibición de comer cualquier especie de pescado que no tenga escamas o aletas. Sin embargo, un nuevo estudio ha revelado que los antiguos judíos hacían caso omiso de ello y consumían pescado no kosher a pesar de que no estaba permitido.

La conclusión surgió del análisis de espinas de pescado antiguas halladas en 30 sitios arqueológicos de Israel y el Sinaí. Y aunque desafía los estatutos bíblicos antiguos que aún muchos siguen respetando, el hallazgo arroja nuevas luces sobre las costumbres alimentarias de la región en el pasado.

¿De dónde proviene la prohibición del pescado sin escamas y sin aletas?

El Antiguo Testamento está compuesto por una serie de libros escritos en diferentes épocas, desde siglos antes de la destrucción de Jerusalén en el 586 a. C. y la época helenística (332-63 a. C.).

Sin embargo, algunos pasajes hacen mención de la prohibición del consumo de ciertas especies de peces. Por ejemplo, el libro de Levítico dice: “Todo lo que hay en las aguas que no tiene aletas ni escamas es detestable”; y, de igual forma, Deuteronomio establece que “todo lo que no tenga aletas ni escamas, no comerás; es inmundo para ti”.

Pocos datos sobre el seguimiento de la dieta kosher de parte de los judíos

Siendo alimentos tan populares en la actualidad a nivel mundial, seguro resulta sorpresivo que los mariscos y otros moluscos no eran los más idóneos para el consumo en el pasado. Esto probablemente suene como algo nuevo para muchos, considerando que la atención se ha centrado mayoritariamente al cerdo, también catalogado como “inmundo”.

Con tan poca atención, los datos disponibles sobre el origen de la prohibición de los mariscos también son escasos. Interesados por llenar este vacío, los científicos decidieron trabajar en un proyecto dirigido a determinar cuándo y cómo surgió la prohibición del pescado para los antiguos judíos. En el proceso, también esperaban saber cuán obedientes fueron respecto a dicha regla.

Entonces analizaron miles de restos de pescados consumidos por diferentes grupos que habitaron docenas de sitios en el sur de Levante meridional que datan de entre la Edad del Bronce Final (1550-1130 a. C.) y el período bizantino (640 d. C.).

Los antiguos judíos consumían pescados no kosher aunque estaban prohibidos

Así descubrieron que, en muchos sitios de Judea que datan de la Edad del Hierro (1130-586 a. C.), e incluso en la capital Jerusalén, los restos examinados incluían proporciones significativas de espinas de pescados no kosher.

A los arqueólogos también les llamó la atención que parte de la evidencia también sugería un consumo de pescado no kosher en Jerusalén durante la era persa (539-332 a. C.). Mientras que en los antiguos asentamientos judíos que datan de la época romana y posteriores, las espinas de pescado no kosher eran escasas.

Uniendo toda la evidencia, los autores concluyeron que, a diferencia de las prohibiciones de carne de cerdo según la dieta kosher, que fueron muy respetadas, los antiguos judíos consumieron en gran medida pescados prohibidos.

“Una conclusión central del estudio es que el consumo de pescado sin escamas, especialmente el bagre, no fue infrecuente en los sitios de Judea durante los períodos de la Edad del Hierro y Persa”, escribieron los autores en su artículo.

“A diferencia de las prohibiciones pentateucal contra el consumo de carne de cerdo, la prohibición de las especies acuáticas sin aletas y sin escamas aparentemente se desvió de los antiguos hábitos alimenticios de Judea”.

La prohibición del pescado no kosher no iba acorde a las tradiciones de los antiguos judíos

Vértebra anterior de un bagre excavado en Jerusalén.
Vértebra anterior de un bagre excavado en Jerusalén. Crédito: Yonatan Adler/Tel Aviv.

El coautor del estudio, Yonatan Adler, de la Universidad de Ariel, nos da una explicación plausible a este aparente incumplimiento. En un comunicado, dice que los escritores bíblicos pudieron haber prohibido el pescado sin aletas y sin escamas a pesar de que este era un ingrediente común en el menú de Judea.

“La prohibición del pescado sin aletas y sin escamas se desvió de los antiguos hábitos dietéticos de Judea”, dice. “Hay pocas razones para pensar que un tabú dietético antiguo y extendido estaba en la raíz de esta prohibición”.

Por lo que los resultados invitan a replantear la creencia de que las tradiciones más arraigadas, como la dieta kosher, proporcionaron las bases para las leyes alimentarias ya mencionadas en el Pentateuco, los cinco libros de la Biblia hebrea.

Cambios en la obediencia de la dieta kosher en la actualidad

En la actualidad, es realmente difícil seguir al pie de la letra este reglamento bíblico, y existen varias razones. Una de ellas es que los nombres comunes de los peces por lo general se superponen, lo cual suele llevar a confusiones entre los que son kosher y los que no. Además, al pescarlos, es común que se mezclen tanto los kosher como los que no lo son, lo cual implica cierta contaminación cruzada.

Aunque el seguimiento de la dieta kosher se mantuvo durante mucho tiempo, los investigadores no tienen claro aún cuánto tiempo la siguieron los antiguos judíos. Tampoco hay una fecha exacta para saber cuándo empezó a perder efecto, por lo que se esperan nuevas investigaciones para aclarar el misterio.

Referencias:

The Pentateuchal Dietary Proscription Against Finless and Scaleless Aquatic Species in Light of Ancient Fish Remains. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/03344355.2021.1904675

What Makes a Fish Kosher? https://oukosher.org/blog/consumer-kosher/fish/

Lea también:

Encuentran par de ataúdes antiguos en un parque de vida silvestre de Israel

Escribir un comentario