Los gemelos digitales se presentan como una tecnología disruptiva, capaz de ayudarnos a sacar el máximo provecho de esta era digital. Pero, ¿qué significa y por qué acarrea altos costos de inversión?

Un gemelo digital es una réplica virtual de un determinado producto. Este se diseña a imagen y semejanza de un objeto físico para probarse bajo ciertas condiciones y determinar cómo reaccionará en un entorno similar.

Mark Girolami, director del programa de ingeniería centrada en datos en el Instituto Alan Turing, indica que esta tecnología se basa en “un acoplamiento basado en datos de modelos matemáticos con la realidad física que representan”, lo cual puede resultar “transformador en la forma en que interactuamos y controlamos el mundo físico”.

La tecnología de gemelos digitales puede ser de gran ayuda en la medicina y en el sector aeroespacial

Investigadores del King’s College London, el Instituto Alan Turing, la Universidad de Cambridge y el Instituto Oden de Ingeniería y Ciencias Computacionales en UT Austin en Texas han compartido un artículo de opinión en el que sugieren que los gemelos digitales pueden ser de gran ayudan en la sector sanitario y aeroespacial.

En el campo de la medicina, los expertos consideran que esta tecnología puede ayudar a “predecir cómo se desarrollará la enfermedad de un paciente”. Así como a evaluar cómo responderá ante el estímulo de un tratamiento específico. De esa forma, los médicos podrán determinar la mejor opción para tratar a ese individuo. Y, evitar pérdida de tiempo en terapias poco efectivas.

Ahora bien, en el área aeroespacial, la tecnología de gemelos digitales deben someterse a “escenarios hipotéticos y emitir predicciones sobre el futuro, a fin de guiar la toma de decisiones para administrar un activo físico”. Por tanto, “el gemelo digital no se puede construir solo con datos, debe incluir ambos datos y modelos predictivos”, explica la Dra. Karen Willcox, directora del Instituto Oden de Ingeniería y Ciencias Computacionales de la Universidad de Texas.

Investigaciones profundas requieren costos elevados de inversión

Interfaz de un objeto digital

Si consideramos que se empleará más de un método para probar la reacción de un paciente ante diferentes estímulos de terapias, eso es igual a gastos. Imagine diseñar, desarrollar y ejecutar modelos para estos casos. Willcox agrega que:

“… existe la necesidad de invertir en la teoría subyacente sobre cómo hacer modelos, cómo ejecutar estos modelos a velocidad y cómo combinar varios modelos para garantizar que funcionen como se espera. También necesitamos desarrollar aún más las matemáticas de cómo creamos gemelos digitales a partir de los datos del paciente, cómo medimos la incertidumbre en los datos del paciente y cómo contabilizar la incertidumbre en el modelo en las predicciones. Todas estas son cosas que necesitan una mayor inversión”.

Los gemelos digitales no se limitan al sector sanitario ni mucho a los sistemas aeroespaciales, se pueden implementar en cualquier área. Es por ello que si la comunidad científica desea avanzar en este campo debe profundizar en sus investigaciones y experimentos, situación que acarrea gastos elevados.

Sin embargo, el costo de avanzar y descubrir nuevas e innovadoras tecnologías siempre ha sido alto. Esta no es la excepción. Y tú, ¿qué opinas al respecto?

Lea también:

¿Podría una IA deducir qué hacemos en nuestros teléfonos con solo detectar pulsaciones de teclas?

Escribir un comentario