Millie. Perro con olfato capaz de detectar el COVID-19 oliendo una muestra.
Crédito: David Levene/The Guardian.

En la actualidad, la ciencia y la medicina ya nos han dado variados y eficientes métodos de detección del coronavirus. Sin embargo, una nueva investigación podría estarnos revelando que el más efectivo de todos se encuentra en la naturaleza. Específicamente, podría estar en el olfato de los perros, que parece particularmente efectivo para detectar el COVID-19.

Con anterioridad, otros estudios del 2020 habían estudiado esta posibilidad. Sin embargo, el artículo preimpreso por la London School of Hygiene and Tropical Medicine es el primero en poner las capacidades de este mano a mano con otros métodos de detección conocidos como las pruebas de PCR –la forma de detección más segura y avanzada– y las pruebas de flujo lateral –destinadas para ser un poco más veloces, pero menos precisas–.

Olfato canino, un aliado posible que ha sido estudiado por años

La iniciativa de incluir el olfato de los perros como una posible ayuda para detectar el COVID-19 no vino exactamente de la Dra. Claire Guest –líder del actual estudio–. Como mencionamos, esta posibilidad ya se había tratado antes. Sin embargo, la Dra. Guest sí es una pionera en el uso generalizado de las capacidades olfativas caninas para el diagnóstico de enfermedades.

De hecho, desde el 2008 ha manejado la organización benéfica conocida como Medical Detection Dogs. Con ella, se ha comprobado que los canes tienen la posibilidad de detectar enfermedades como el cáncer y la malaria, además de cambios en la condición de personas con diabetes tipo 1, tan solo basados en el olor de estas.

Los estudios en dicha organización no se han detenido y, ahora en medio de esta pandemia, rápidamente se enfocaron esfuerzos específicos en la posibilidad de que los canes, con sus 300 millones de receptores olfativos –295 millones más que los de los humanos– pudieran ayudar a detectar el COVID-19 de forma temprana.

¿El olfato de los perros es más efectivo para detectar el COVID-19?

Perro con olfato capaz de detectar el COVID-19 oliendo diferentes muestras.
Tala. Crédito: David Levene/The Guardian.

La investigación más reciente contó con la colaboración de 3.921 adultos. De estos, 1.097 estaban infectados con SARS-CoV-2, mientras que los otros 2.031 se reportaron sanos. Al poner a prueba a los seis canes que se entrenaron para esta misión (Tala, Millie, Marlow, Kyp, Lexi y Asher), se observó que su promedio de precisión eran del 94,3%.

En otras palabras, de cada 100 adultos que estos perros analizaron, pudieron analizar correctamente el aroma de 94. En general, pruebas como las de flujo lateral dan entre 58% y 77% de precisión, mientras que el promedio de las propias PCR suele rondar el 92%. Es decir que, el olfato de los perros demostró ser más exacto para detectar el COVID-19 que las pruebas diseñadas por el hombre.

Como si fuera poco, las velocidades de detección también juegan un papel importante para la notoriedad de este descubrimiento. Mientras que las pruebas PCR demoran un día y otras alternativas menos exactas pueden tomar horas o minutos, el olfato canino detecta el aroma del COVID-19 en menos de un segundo. Por lo que, con una simple olisqueada, el perro detector de turno puede dar la señal para que la persona sea a o no puesta en cuarentena.

¿El olfato de los perros reemplazará a las pruebas PCR?

Perros cuyo olfato tiene la capacidad de detectar el COVID-19 antes que las pruebas PCR.
En el centro Millie, a su izquierda Tala y, de último a la derecha, Asher. Los otros perros son Kyp, Lexi y Marlow. Crédito: London School of Hygiene and Tropical Medicine. Vía lshtm.ac.uk

No. En general, la ayuda del olfato de los perros puede ser una forma de acelerar el proceso y detectar a quienes realmente requerirían la prueba de PCR para el COVID-19. Sin embargo, la señalización por sí sola del can no sería suficiente para confirmar que una persona en efecto está contagiada, sin importar cuán precisos suelan ser en ello.

Aun así, su alarma temprana podría ayudar a alertar a los organismos de salud qué personas deberían ser puestas en cuarentena, en lugar de tener que tomar medidas generalizadas. Esto podría ser de particular utilidad en lugares de alto tráfico como los aeropuertos.

En algunos, como el aeropuerto de Helsinki, ya esta iniciativa se ha puesto en práctica para mejorar los métodos de control de las instalaciones. Gracias a esto, es posible tener una prueba inmediata con la que guiar las siguientes acciones de los organismos de salud.

Así, solo se hacen pruebas PCR en quienes verdaderamente tienen una posibilidad de estar contagiados. Esto además de mantener los lugares concurridos funcionando con mucha más fluidez y eficiencia.

Referencia:

Using trained dogs and organic semi-conducting sensors to identify asymptomatic and mild SARS-CoV-2 infections: https://www.lshtm.ac.uk/media/49791

Lea también:

¿Pueden los perros “oler” el coronavirus?