Insecto ciborg sobre fondo blanco.
Vía Pixabay.

La tecnología evoluciona cada día para crear un mundo más cómodo y fácil de navegar para los humanos. Pero, ¿qué pasa cuando nuestra inventiva llega a su límite? ¿La tecnología deja de evolucionar? No. Tal como lo muestran los casos de estos insectos ciborg, cuando nuestra creatividad enfrenta un bloqueo, nuestra mejor fuente de apoyo es la propia naturaleza.

A través de esta nota, entenderemos el potencial que tiene este maridaje entre la naturaleza y la tecnología. De este modo, podremos entender de forma más profunda cómo elementos tan específicos, como la utilización de insectos ciborg, podrían cambiar por completo –y posiblemente para mejor– nuestro estilo de vida.

Moscas ciborg

Uno de los primeros casos que podemos mencionar son las moscas ciborg. Este es uno de los ejemplos menos ligados a la naturaleza que recorreremos hoy. Sin embargo, muestra la esencia de lo que buscamos observar en estas iniciativas: el potencial que puede alcanzar la tecnología cuando la sumamos a la sabiduría de la naturaleza.

En este caso en particular, vemos dicha combinación reflejada en el uso del modelo estructural y de comportamiento de la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) para poder crear ciborgs semejantes a ella.

Mosca ciborg sobre hoja verde.
Vía Amazon.com

Estos insectos ciborg aprovechan la estructura física privilegiada de las moscas (que les permite volar, caminar y sujetarse a infinidad de superficies) y la mezclan con los proceso de deep learning de la tecnología actual.

Gracias a esto, los investigadores Semih Günel, Helge Rhodin, Daniel Morales, João H Campagnolo, Pavan Ramdya y Pascal Fua han creado un prototipo de robot que se ve como una mosca, pero que es capaz de aprender al nivel de cualquier algoritmo con el que se la programe y aprender a ser autónomos en la toma de decisiones.

Estos insectos ciborg son apenas un prototipo, pero su alta movilidad podría ser utilizada tanto como una ventaja para más proyectos de investigación y seguimiento, como para temas de seguridad y vigilancia.

Mosquitos biomodificados

Yendo al otro lado del espectro, nos encontramos con esta propuesta para modificar genéticamente a los mosquitos. En este caso, ellos casi no podrían calificarse como insectos ciborg, debido a la falta de inclusión de partes robóticas. Sin embargo, el uso de la tecnología para realizar las biomodificaciones es en estos insectos fue vital.

Mosquitos biomodificados.
Crédito: NIAID.

Para poder desarrollarla, se requirió la colaboración de la empresa propiedad del magnate Bill Gates, Oxitec, y del Distrito de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida (FKMCD). Su meta fue reducir la población de los mosquitos (Aedes aegypti) a través de controles natales.

Para esto, liberaron en Florida más de 150 mil mosquitos machos –ya que estos no pican a las personas– con genes modificados, tal como explicó Oxitec en un comunicado. Estos harían que la descendencia que engendraran no fuera capaz de llegar a la adultez y, por ende, no se aumentara la población de mosquitos capaces de transmitir enfermedades como la malaria o el dengue.

Esta iniciativa, tuvo su primera prueba en Sao Paulo, Brasil. Allí, en una semana redujo el 95% de la población de mosquitos. Ahora, se espera que esta situación se repita en Florida, de forma que se pueda reducir el riesgo de transmisión de enfermedades antes de que la situación se vuelva incontrolable.

RoboBees

Abeja ciborg sobre madera.
Vía drollthings.com

Las RoboBees, al igual que las moscas ciborg, son más cuerpo robótico y cualidades asociadas a los insectos que cualquier otra cosa. Sin embargo, nuevamente son una muestra de las oportunidades de avance a las que puede acceder la humanidad si decide seguir el ejemplo de la naturaleza en lugar de intentar modificarla.

En la actualidad, es bien sabido que en países como Estados Unidos las abejas melíferas están disminuyendo sus proporciones. Como consecuencia, el territorio se está quedando sin uno de sus principales polinizadores. Un problema que se agravaría a niveles macro si las abejas llegaran a desaparecer por completo.

Aún estamos a tiempo para evitar que esto pase. Pero, mientras tanto, para luchar contra el déficit de abejas polinizadoras que ya hay el departamento de agricultura de agricultura de EE.UU. y el específico de Washington han fundado la iniciativa de las RoboBees con más de un millón de dólares, tal como reveló el comunicado de la Washington State University.

Escarabajos ciborgs

Escarabajo ciborg.
Vía dailymail.co.uk

Acá ya entramos realmente en el terreno de los insectos ciborgs en toda la regla –siendo estos las propias criaturas modificadas con partes robóticas extra para hacerlos más eficientes–. Para esta iniciativa, se trabajó con el escarabajo oscuro (Zophobas) debido a su alta movilidad y resistencia.

Este no es el único esfuerzo que se ha hecho por crear ciborgs con este tipo de insectos. Sin embargo, tal como ha explicado el profesor Hirotaka Sato, líder del equipo que desarrolló esta iniciativa, son unos de los pocos en enfocarse en controlar a la criatura sin interactuar directamente con ella en sus procesos neuronales.

De este modo, la mayor parte del trabajo como las decisiones de movimiento y ubicación espacial lo sigue haciendo el escarabajo. Pero se los puede controlar a través del movimiento de sus antenas para que estos se movilicen hacia las áreas donde se los necesitan.

Nuevamente, estos escarabajos ciborgs son apenas una idea y unos prototipos. Sin embargo, en el futuro podrían ser de gran ayuda para labores de vigilancia y rastreo, así como de ubicación de heridos en caso de un accidente mayor.

Cucarachas ciborg

Por otro lado, otras iniciativas de insectos ciborg que se han vuelto relativamente populares han incluido a las cucarachas. Como un ejemplo de esto, tenemos dos casos de investigaciones que se han realizado alrededor de estas criaturas.

La primera vino de la mano de la Universidad de Connecticut en Estados Unidos. Esta buscó equipar a las cucarachas con una “mochila” en la que se encuentran todos los aditamentos tecnológicos. Esta se conecta con el sistema nervioso de la cucaracha y permite que sea controlada a distancia.

Según la visión de los investigadores, esta podría ser de gran utilidad en situaciones de desastre. Con ellas, se podrían realizar reconocimientos de áreas de otra forma inaccesibles mucho más rápido que con cualquier otra herramienta.

Cucaracha ciborg.
Crédito: Alper Bozkurt/North Carolina State University.

Sin embargo, sus capacidades no se quedan allí. Otro estudio, realizado esta vez por un equipo de la Universidad de Tsukuba desarrolló otro prototipo al que denominó Calmbots. Estas cucarachas ciborg fueron diseñadas como versione más fuertes y ágiles de las cucarachas comunes.

Se espera que estas puedan ser utilizadas como asistentes de limpieza en los hogares. Algo así como unos ayudantes que se mantengan en las sombras hasta que se requiera que muevan algún objeto o limpien la suciedad de una zona.

Saltamontes ciborg

Finalmente, uno de los últimos ejemplos que podemos ofrecer de la mezcla entre la naturaleza y la tecnología son los saltamontes ciborg. Según parece, el olfato de estas criaturas es incluso mayor que el de los perros.

Por este motivo, contar con ellos en zonas como aeropuertos, podría ser de gran utilidad para controlar el tráfico de drogas o incluso el transporte de armas o bombas. Sin embargo, es claro que no se los puede entrenar como a los canes. Por esto, la alternativa de convertirlos en insectos ciborg se ha vuelto tan atractiva.

Saltamontes ciborg.
Crédito: Universidad de Washington.

Gracias a esto, se podrían revisar las diferentes lecturas de los saltamontes y seguir las huellas asociadas con olores negativos (como armas o drogas). No obstante, para tener precisiones por encima del 90% en el sistema, se requirió la colaboración de al menos 7 saltamontes, y al final del día fallecían por falta de energía.

Claramente, aunque la iniciativa es buena, aún está lejos de ser perfeccionada. Sobre todo si vemos que su consecución implica cobrar las vidas de lo que podrían ser cientos o miles de insectos.

¿Son realmente los insectos ciborg el futuro de la humanidad?

Después de dar este largo recorrido por los diferentes ejemplos de insectos ciborg que pronto podrían estar entre nosotros, es innegable la utilidad de lo que proponen. Efectivamente, si se logran perfeccionar los métodos de control de estas criaturas, sería plausible que ellas pudieran ayudar a la humanidad a desarrollarse más con estrategias mejor adaptadas a este mundo –que implican la participación directa de la naturaleza–.

Sin embargo, no todo es positivo, muchas de estas propuestas convierten a los insectos en meras herramientas y, en algunos casos, incluso cobran su vida a cambio de sus servicios. Normalizar esto podría poner en peligro el equilibrio ecológico de la Tierra –más de lo que ya está– y terminaría por perjudicar aún la misma naturaleza a la que acudimos por ayuda en primer lugar.

Entonces… ¿son los insectos ciborg el futuro de la humanidad? Podrían serlo. Pero si no se encuentra un equilibrio, también podrían llevarla a una nueva crisis.

Lea también:

¿Estamos preparados para el futuro que hemos construido para la Tierra?