Perros con rostro triste por niveles de estrés humanos.
Vía PxHere.

Nuestros compañeros caninos han sido siempre considerados como “los mejores amigos del hombre” y, nuevamente, su capacidad de empatizar con nosotros demuestra por qué. En un estudio sobre la vinculación del estrés en humanos y perros, se ha observado que los cambios en los niveles de los primeros pueden afectar la regulación de los segundos.

En otras palabras, los perros son capaces de sincronizar sus niveles de estrés con los de sus cuidadores humanos. Esto les permite estar más conectados con sus dueños y alineados con ellos. Sin embargo, también implica que se ven más afectados de forma directa por el estado emocional de estos.

“Contagio emocional”

El estudio que ha marcado la relación entre nos niveles de estrés en humanos y el de los perros contó con la participación de los investigadores Ann-Sofie Sundman, Enya Van Poucke, Ann-Charlotte Svensson Holm, Åshild Faresjö, Elvar Theodorsson y Per Jensen, dirigidos por Lina S. V. Roth.

El resultado de su esfuerzo, publicado en Scientific Reports, reveló que los canes tenían niveles de cortisol similares a los de sus dueños durante todo el año –pero sobre todo en el verano–. Asimismo, las hembras mostraron una capacidad mayor de empatizar con el estrés de sus cuidadores, por lo que también fueron más susceptibles a los efectos negativos de este.

A esta situación, Roth y sus colegas la denominaron “contagio emocional”. Cuando esta ocurre, los perros se convierten en espejos del nivel del estrés de sus cuidadores humanos. Por lo que, si los dueños se mantienen en un estado constante de alteración –sea por el motivo que sea– sus mascotas caninas también sufrirán las consecuencias.

¿Cómo puede afectar el estrés de los humanos a los perros?

Perro en blanco y negro sobre fondo blanco con rostro triste.
Vía PxHere.

Al igual que los altos niveles de estrés pueden afectar el comportamiento de los humanos, lo mismo ocurre con los perros. Gracias a una investigación publicada en PLOS ONE sobre este tema, se vio cómo los dueños con un mayor nivel de estabilidad emocional, también tenían los perros más emocionalmente equilibrados.

Es decir que, ni el dueño ni el can presentaban picos demasiado elevados o frecuentes de cortisol. En su lugar, los niveles de este variaban con frecuencia, mostrando que las personas no permanecían en un estado de alteración constante. Esto según lo reportaron Iris Schöberl, Manuela Wedl, Andrea Beetz y Kurt Kotrschal, los autores del estudio.

Como otra muestra de esta situación, un estudio anterior  publicado en Applied Animal Behaviour Science había evaluado el comportamiento de cachorros según la personalidad de sus dueños. En general, aquellos que tenían mayores niveles de “neurosis” –es decir, eran más propensos al estrés o la alteración– eran dueños de cachorros más intranquilos y que presentaban más problemas para cumplir con tareas simples.

¿Qué podemos hacer para manejar los niveles de estrés de nuestro perro?

Perro negro sobre fondo negro con rostro triste.
Vía Hippopx.

En la actualidad, sabemos que su capacidad de empatizar con nosotros no solo los lleva a tener personalidades similares a la nuestra, sino que su estado emocional suele estar sincronizado con el nuestro. Entonces, sabiendo que los niveles de estrés de los humanos pueden afectar los de los perros, es necesario que los primeros regulen sus emociones de forma que puedan ayudar a sus canes.

Sin embargo, este no es el único método que existe. Después de todo, se puede ayudar también directamente al can para que, incluso cuando estamos estresados, este no tenga que sufrir también las consecuencias.

Para esto, es bueno establecer rutinas de juego diarias con las cuales el animal pueda gastar la energía que le sobra y que esta no se acumule junto a los picos de cortisol, según recomendó Roth. Asimismo, se ha visto que elementos relajantes como la musicoterapia, las camisetas calmantes y los masajes pueden ayudar a quitar la tensión de la mente de nuestras mascotas caninas.

Referencias:

Long-term stress levels are synchronized in dogs and their owners (2019) Scientific Reports: https://doi.org/10.1038/s41598-019-43851-x

Psychobiological Factors Affecting Cortisol Variability in Human-Dog Dyads (2017) PLOS ONE: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0170707

Relationships between personality of human–dog dyads and performances in working tasks (2016) Applied Animal Behaviour Science: https://doi.org/10.1016/j.applanim.2016.01.015

Sara Hoummady, Franck Péron, Dominique Grandjean, Delphine Cléro, Barbara Bernard, Emmanuelle Titeux, Loïc Desquilbet y Caroline Gilbert

Lea también:

¿Cómo aliviar el estrés de tu perro durante el confinamiento de la pandemia?