Ramas de una planta con hojas verdes durante la noche.

Regar las plantas temprano en la mañana de seguro tiene un efecto terapéutico en nuestro estado de ánimo, pero de seguro pocos se han preguntado si, en el proceso, las habrán despertado. Y es que, aunque casi no se hable de ello, las plantas duermen durante la noche, e incluso cambian de posición, como nosotros o los animales.

Y aunque los mecanismos que subyacen el sueño vegetal aún no se comprenden del todo, un nuevo estudio publicado en la revista PNAS arroja nuevos datos útiles para los botánicos.

Los animales y los humanos duermen; ¿también las plantas?

El descanso es literalmente vital para los seres humanos. Cuando no dormimos, nuestro cuerpo se siente pesado, somos más propensos a cometer errores e incluso nos volvemos más iracundos. En cambio, tras una buena noche de sueño, nuestro cerebro parece funcionar mejor, tenemos mejor humor e incluso somos más productivos y eficaces.

Y todo el que tenga una mascota de seguro habrá guardado en su teléfono móvil una foto tierna de ella durmiendo. Pero, ¿qué hay de las plantas? Cuidamos de ellas, y también las exhibimos en nuestras redes sociales, pero ¿habremos violado su privacidad en algún momento al publicar una foto embarazosa de ellas?

Las plantas también duermen

Plantas durante una noche con luna.

Porque, pocos lo saben, pero las plantas duermen, aunque no escuchemos sus ronquidos ni las veamos babear sobre una almohada. Varios expertos en botánica lo han afirmado a lo largo de la historia, alegando que el sueño, como en el reino animal, está sujeto a los ciclos circadianos.

A pesar de que no poseen un sistema nervioso central, ni tampoco tienen problemas de mal humor, las plantas cuentan con una serie de mecanismos que les permiten detectar con mucha precisión la información de su entorno y tomar decisiones en función de ello.

Gracias a ello, pueden comunicarse con otras, sobre todo cuando hay amenazas cerca, y trabajar de manera conjunta con otros seres vivos para cumplir cierto propósito. Con tanta actividad, no suena tan disparatado pensar que las plantas necesitan dormir para recuperarse y continuar con su jornada al día siguiente.

Las plantas cambian de posición a lo largo del día

Ahora bien, aunque el hecho de que las plantas duermen puede parecer sorpresivo para muchos, hay algo de cierto en que definitivamente no lo hacen como los seres humanos. Sí cambian de posición durante la noche, pero el sueño como tal va representado por un descenso importante de su actividad metabólica.

El tema de la posición ha sido bastante comentado a lo largo de la historia. Y no es para menos, pues las plantas se enrollan, se pliegan como abanicos o se doblan en dos a lo largo de sus nervios centrales. Todos estos son movimientos impresionantes para seres que parecen tan inertes la mayor parte del tiempo.

Y no se trata de un hallazgo reciente. Existen registros de observaciones de los movimientos de los vegetales que datan de la Grecia clásica. Aunque fue el botánico Jean-Jacques d’Ortus de Marian quien concluyó que las plantas funcionan de acuerdo a un reloj interno que media sus movimientos nocturnos.

Más tarde, Carl Linneo, habló concretamente sobre el sueño de las plantas en un tratado titulado Somnus plantarum. Para entonces, no pudo explicar el fenómeno, pero confirmó una vez más que los vegetales cambiaban de posición a medida que transcurría el día.

Metabolismo energético y su vínculo con el sueño en las plantas

Ahora bien, investigaciones previas demostraron que la acumulación de azúcares generados a través de la fotosíntesis está relacionada con el reloj circadiano; estos nutrientes parecen generar señales que le permiten ajustar sus horarios. Pero el nuevo estudio parece arrojar más detalles que permiten comprenderlo mejor.

Los investigadores descubrieron que las especies reactivas de oxígeno, subproductos considerados como nocivos, juegan un papel en la regulación del metabolismo vegetal a lo largo del día.

Uno de ellos, el anión superóxido, aumenta con los niveles de azúcar en la planta. La molécula interviene en procesos importantes, como el crecimiento, el transporte de nutrientes y el metabolismo.

Y, de cierta forma, podría estar informando a la planta sobre cuánta energía tendrá disponible durante la noche. Esto podría llevarla a tomar decisiones respecto al descanso y explicar, al menos en parte, por qué las plantas duermen.

Referencia:

Superoxide is promoted by sucrose and affects amplitude of circadian rhythms in the evening. https://www.pnas.org/content/118/10/e2020646118

Lea también:

Las plantas evolucionaron para manejar el estrés