Musaraña momificada hallada en necrópolis de animales en el Antiguo Egipto.
Musaraña momificada hallada en Quesna, Egipto. Crédito: Neal Woodman, Smithsonian.

Al hablar de Egipto, pensamos de inmediato en el desierto y un clima extremadamente árido y lejos de ser húmedo o agradable. Sin embargo, los arqueólogos encontraron recientemente una musaraña momificada en una necrópolis de Quesna, una especie de que sirvió de sacrificio a los antiguos dioses y, de paso, sugiere que el clima de Egipto hace 2,000 años era diferente al de ahora.

Los hallazgos se publicaron recientemente en la revista PLOS One, e invitan a cambiar un poco la imagen que tenemos del Antiguo Egipto. Puede que, en algún momento de su historia, el país gozara de un clima mucho más húmedo que el actual.

Una necrópolis de animales sacrificados en el Antiguo Egipto

Cementerio de Quesna, en el sitio Dra Abu el-Naga, donde se enterraron numerosos animales usados como sacrificio para dioses.
Sitio Dra Abu el-Naga, en Quesna, Egipto, donde se enterraron numerosos animales de culto, como musarañas y halcones. Crédito: Neal Woodman, Smithsonian.

Dentro del delta del Nilo existe una zona llamada Quesna que ha generado gran interés para la investigación arqueológica. Uno de los sitios de enterramiento, denominado la Gran Necrópolis del Halcón, y al contrario de los cementerios habituales, este alojaba los restos de numerosas especies animales, incluidos halcones y musarañas.

Los investigadores creen que estos entierros solemnes se llevaron a cabo por motivos religiosos. Durante el Período Tardío y los Períodos Ptolemaico, que ocurrieron entre hace aproximadamente 2500 y 2000 años, el culto a los animales fue muy común en el antiguo Egipto. Los humanos usaban diferentes especies, con un particular significado, para hacer ofrendas a los antiguos dioses egipcios en los que creían.

Interés por el impacto del cambio de clima en la biodiversidad de Egipto

Sin embargo, su más reciente estudio no se centró en las razones detrás de la necrópolis, sino en su contenido. Estudiar las especies de la época los ayuda a reconstruir mejor la historia del Antiguo Egipto, tanto en biodiversidad como medio ambiente y clima.

“Muchos de estos animales ya no existen en Egipto, por lo que las momias pueden mostrarnos cómo el cambio ambiental ha afectado a los animales que alguna vez vivieron allí”, dijo Neal Woodman, científico del Servicio Geológico de los Estados Unidos e investigador asociado del Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian.

Una especie de musaraña a la que le gusta el clima húmedo

Entre estos restos animales, encontraron una musaraña momificada identificada como musaraña de dientes blancos de Güldenstaedt, una especie que prefiere un clima más húmedo que el que tiene Egipto en el área de Quesna en la actualidad.

Los investigadores trabajaron principalmente con restos de musaraña momificados pero cuyas envolturas se deterioraron o pudrieron. Esto debido a que bajo dicha condición sus huesos quedan libres y son fáciles de estudiar. De ahí que pudieran determinar características físicas como el tamaño, la longitud y la forma del hueso y, en función de ello y de la literatura actual, identificarla.

En la Necrópolos del Halcón, los cultos se dirigían a una manifestación especial del dios Horus, siendo los halcones los sacrificios más frecuentes. En cambio, otras especies, como las musarañas, eran menos comunes

“No tenemos un número tan alto de musarañas como el de otras especies”, dijo Salima Ikram, investigadora asociada del museo, arqueóloga de la Universidad Americana de El Cairo y coautora del artículo. “Probablemente fue más fácil atrapar musarañas que intentar criarlas. Son bastante difíciles de criar y están muy nerviosos”.

Musaraña momificada y otras especies sugieren que hubo un clima húmedo en el Antiguo Egipto

Si era más fácil atraparlas que criarlas, quiere decir que existían naturalmente en el medio ambiente egipcio de la época, es decir, eran nativas de la zona. Sin embargo, los registros más recientes las catalogan como animales a los que les gusta la humedad. ¿Cómo fue que prosperaron en un clima tan hostil y poco húmedo como el de Egipto?

“Como sabemos dónde se encuentra esta especie en los tiempos modernos y qué entornos le gustan, podemos extrapolar en qué entorno habría florecido en ese entonces”, dijo Ikram.

Aunque el cambio climático parece un tema de interés actual, como bien hemos explicado en notas previas, nuestro planeta ha experimentado numerosos cambios a lo largo de su historia. Los científicos han apartado esfuerzos para estudiar las fluctuaciones en el clima del antiguo Egipto, y este nuevo estudio parece confirmar un clima húmedo pasado. Sin embargo, encontrar la musaraña momificada no solo nos ayuda a reconstruir la historia climática de Egipto, sino también detalles sobre la diversidad animal de la región.

Referencia:

A new addition to the embalmed fauna of ancient Egypt: Güldenstaedt’s White-toothed Shrew, Crocidura gueldenstaedtii (Pallas, 1811) (Mammalia: Eulipotyphla: Soricidae). https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0249377

Lea también:

Descubren en Egipto el cementerio de mascotas más antiguo del mundo