Los investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera, de Valencia, describieron dos casos de visones americanos silvestres (Neovison vison) positivos para el coronavirus SARS-CoV-2 que resultaron muy interesantes.

Esto, por sí solo, no representa ninguna novedad dados los antecedentes en Dinamarca; pero el artículo en el que divulgaron sus hallazgos ha despertado el interés de la comunidad científica. La razón es bastante clara: esta parece ser la primera vez que se detecta el contagio del coronavirus entre animales que no han tenido contacto previo con humanos infectados en Europa.

El análisis de los tejidos de los visones salvajes confirmó la presencia del coronavirus

Los investigadores de las Facultades de Veterinaria y Ciencias de la Salud (CEU UCH) llevaron a cabo una necropsia a los ejemplares capturados en el Centro de Recuperación de Fauna de El Saler. Tras aplicar la prueba RT-PCR de dos pasos y hacer la secuenciación del ARN del virus, confirmaron la presencia del SARS-CoV-2 en el “tejido procedente del nódulo linfático mesentérico”.

Sin embargo, los análisis posteriores realizados en el Laboratorio Central de Veterinaria de Algete no pudieron confirmar estos resultados. Esto probablemente se deba a la fragilidad del ARN y procedimientos que pudieron afectar la calidad de las muestras, como las descongelaciones.

Dos casos positivos sin contacto aparente con humanos u otros animales contagiados

Ambos visones se encontraban en dos ríos de la provincia de Castellón, donde fueron capturados junto a otros 11 durante la ejecución de un programa de control de especies exóticas invasoras. Los científicos han reportado poblaciones estables de esta especie en los ríos Palancia y Mijares de la zona desde finales de la década de 1980.

Los dos animales llevaban una vida silvestre, y probablemente, sin contacto con animales de granja que pudieran haberse relacionado con humanos infectados. La granja más cercana se encuentra a más de 20 kilómetros del sitio en que los encontraron, y sus encargados no han reportado escapes de esta especie desde 2007. Tampoco han detectado casos positivos para el coronavirus en visones u otros animales en las pruebas periódicas realizadas en sus instalaciones.

Sin embargo, la captura de los animales se realizó los días 14 y 28 de enero, un período que coincide con la tercera ola de contagios en la Comunidad Valenciana. Al igual que en otros países, esta fue particularmente intensa en comparación con las anteriores, por lo que los expertos no descartan algún vínculo con los casos positivos en los visones silvestres.

Los dos primeros casos de contagio de animales salvajes en Europa

“Los visones son animales que han mostrado susceptibilidad al contagio del coronavirus SARS-CoV-2 por contacto con personas infectadas en granjas peleteras en varios países de Europa y América del Norte”, explica el profesor Jordi Aguiló, de la CEU UCH. “Sin embargo, el virus no había sido detectado hasta ahora en ejemplares silvestres de esta especie”.

Hasta ahora, solo se han informado infecciones de visones ocurridas en granjas de producción de pieles; la única excepción fue el visón salvaje infectado cerca de una granja de Utah, en los Estados Unidos, como informamos previamente. Por lo que estos dos visones constituyen los primeros casos positivos no relacionados con contacto con personas que se han detectado en Europa.

Si no fue por contacto con humanos, ¿cómo se contagiaron los visones con el coronavirus?

Ya que el contagio por contacto cercano con individuos contagiados parece muy poco probable, se cree que el origen de la infección de los visones esté en las aguas residuales contaminadas. Puede que los visones, que son animales semiacuáticos, las consumieran de alguna durante su estadía en los ríos mencionados, que están separados entre sí por la Sierra de Espadán.

Pero la pandemia de COVID-19 nos enseñó, entre muchas cosas, cuán difícil es conocer la historia completa detrás de la transmisión de enfermedades infecciosas. Ni siquiera el equipo designado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha logrado confirmar de lleno el origen animal del coronavirus, y algo similar ocurre con estos dos visones positivos.

Y aunque ya varios estudios habían confirmado la vulnerabilidad de esta especie frente al patógeno, los investigadores creen que este podría ser un indicativo de que los visones americanos son reservorios de SARS-CoV-2 capaces de transmitirlo tanto a animales como a humanos.

Por esta razón, recomiendan continuar la secuenciación genética de las variantes del coronavirus halladas en los visones, así como la investigación enfocada en la identificación de las posibles vías de contagio.

Referencia:

First Description of SARS-CoV-2 Infection in Two Feral American Mink (Neovison vison) Caught in the Wild. https://www.mdpi.com/2076-2615/11/5/1422

Lea también:

Después de los humanos, estos son los animales más susceptibles a infectarse con coronavirus

Escribir un comentario