Es difícil creer que el futuro es ahora cuando muchos seguimos encerrados en casa, pero cuando hablamos de producciones cinematográficas, tienes que creernos cuando te decimos que llegamos a un nuevo nivel.

Este se vio especialmente en producciones de Disney como ‘The Mandalorian’ y ahora la próxima película de ‘Ant-Man’, con una tecnología conocida como ‘The Volume’, que empaca el uso de un set repleto de luces LED junto con el motor gráfico Unreal Engine.

Si eres todo un gamer o incluso un fanático del cine, algunos de los términos sonaron una campana en tu cabeza y no es casualidad, ya que este tipo de técnica toma de ambos mundos para generar un gran efecto visual.

Descosiendo a The Volume

Para empezar a descoser ambos conceptos, comenzaremos con el del mundo del cine y es que ‘volume’ es el término que se le da al espacio donde la toma tiene lugar y este puede ser un set, al aire libre o incluso una producción en pantalla verde.

‘The Volume’ toma este nombre, ya que el mismo es el espacio del set y está compuesto de una recámara de 6 metros de alto por 22 metros de ancho que se curva y expande en 270 grados de rotación compuesto de pantallas repletas de luces de LED.

De solo pensarlo puede parecer imaginario, es decir, quizá lo más cercano que tenemos en nuestra vida cotidiana a algo de semejante forma es un televisor de LED curvo, pero no te preocupes que abajo te dejamos un vistazo de esta maravilla creada por el hombre.

La magia de Unreal Engine

Es aquí cuando los gamers alzarán la mano, ya que si aún no has experimentado los mundos abiertos que ha creado el motor gráfico de Unreal Engine, entonces es cuestionable tu estatus en el gremio.

Desde ‘Hellblade: Senua’s Sacrifice’, ‘Street Fighter V’, ‘Borderlands 3’ y ‘Dragon Ball FighterZ’, cada uno de estos mundos se apoyan en el motor, dando fe de su poder a la hora de crear, modificar y brindar el mejor rendimiento a grandes espacios.

Gracias a su capacidad, es que su uso es crucial para la tecnología de ‘The Volume’, al agregar a la pantalla LED imágenes en la mejor resolución que el mundo digital puede brindar, a la par de un as bajo la manga.

Debido a su naturaleza creada para videojuegos, el escenario se mueve y cambia a la par que lo hace la cámara, así como edita cada escenario a conveniencia, brindando una capacidad camaleónica a un mismo lugar.

Más capacidad, más oportunidades de crear

Como en toda la vida tecnológica, mientras más capacidad posee un procesador, se crean nuevas oportunidades de llegar a nuevos horizontes, a la par que ahorras un poco en el proceso.

En este sentido, si bien ‘The Volume’ crea y renderiza escenarios realistas, este no es su único propósito, el otro es disminuir los costos de una producción y las horas y cortes que toma la creación de una película.

Por ejemplo, si todo el equipo de ‘El señor de los anillos’ necesita ir a Nueva Zelanda para grabar un par de tomas, con ‘The Volume’ solo necesitas un par de personas que fotografíen la locación en gran calidad.

Con estas fotografías renderizadas, el equipo puede grabar en un solo lugar, y no solo eso, también se ahorran viajes innecesarios para rehacer tomas, algo que seguro le habría convenido al Snyder Cut de ‘The Justice League’.

La comodidad del actor

Ahorrar es importante, pero el arte del cine no solo recae en su dirección, también tenemos que hablar de lo que aporta ‘The Volume’ a los actores, que hasta el día de hoy no han parado de grabar en sets de pantalla verde.

Desde ‘Game of Thrones’ hasta ‘Avengers’, todos hemos visto los detrás de cámara donde sus protagonistas pasan horas, días y meses grabando escenas épicas donde todo lo que ellos ven es tela verde, donde usan trajes especiales o incluso tienen cruces en los ojos.

Con ‘The Volume’ el actor se sumerge en el mundo de la película, viendo cada detalle del escenario e incluso los compañeros en CGI que los acompañan durante su aventura.

Esta forma orgánica de ver a cada paso que dan como se desarrollan los eventos y el poder inmersivo de una gran cámara de luces que muestran un nuevo mundo con utilería hecha para verse como el resultado final de la película es un gran plus.

La alegría de postproducción

Dicen que la verdadera magia ocurre en posproducción, el último eslabón de una gran cadena de eventos y el que tiene que hacer que todo lo que se ha grabado hasta este punto sea coherente, limpio y agradable a la vista y el oído.

Con la pantalla verde, este equipo es el que acaba principalmente afectado, ya que el color se refleja en el actor y la utilería, unido a que si en la dirección las luces no se colocaron correctamente, el maquetado de la escena resulta artificial tras agregar el fondo digital.

‘The Volume’ resuelve eso con facilidad, ya que todo el espacio en sí es una gran cámara de luz, a la cual le puedes brindar niveles, contrastes y peso a la escena, quitando una de las canas que les puede salir a los chicos que manejan la edición.

Con todo esto queda claro que ‘The Volume’ es el futuro de la tecnología para producción de grandes películas y que ese futuro comienza ahora con ‘The Mandalorian’ y ‘Ant-Man’.

Lee también:

Live action de Star Wars de Jon Favreau ya tiene nombre: Mandalorian.