Manos sobre una pc
Vía: Pixabay

En estos tiempos, donde el uso de la web se ha intensificado, el robo de información digital es muy común. Bien sea para fines de espionaje, saboteo, extorsión o simples ventas en la Internet profunda. Pero ¿a qué precio se cotizan los datos en la web oscura? Y, ¿qué factores influyen en su valor?

En primer lugar, el uso y destino de los datos hackeados va a depender de quién esté detrás del ciberataque. Tal como comenta TheNextWeb “cuando los ladrones de datos están motivados a avergonzar a una persona u organización, exponer las irregularidades percibidas o mejorar la ciberseguridad, tienden a liberar datos relevantes al dominio público”.

Si bien muchos casos de ciberataques se usan como instrumento de desprestigio, más del 85 por ciento se realiza con fines financieros, según Verizon. En ese sentido, los datos digitales van a parar a la web oscura.

Entonces, ¿a qué precio se cotizan los datos personales en la web oscura?

Persona manejando una pc en un lugar oscuro

Como mencionamos anteriormente, el valor no es estándar. Por tanto, el costo de la información robada dependerá de qué tan influyente sea la reorganización o un particular. Y, por supuesto, la magnitud de los datos.

En la web oscura, las transacciones se realizan a través de BTC o Western Union. Ahora bien, un factor determinante será el valor de datos, y la oferta demanda que generen. En ese sentido, “los volcados de correo electrónico que contienen entre cien mil y un par de millones de direcciones de correo electrónico cuestan 10 dólares”. Mientras que “las bases de datos de votantes de varios estados” se comercializan por 100 dólares.

Por otro lado, “un gran excedente de información de identificación personal robada hizo que su precio bajara de 4 dólares por información sobre una persona en 2014 a 1 dólar en 2015”. Ciertamente, la información robada de una persona común y corriente no vale lo mismo que la de una gran organización.

¿Qué se puede hacer con los datos digitales?

El robo de información personal puede ocasionar que nos veamos involucrados en problemas legales. ¿En qué sentido? Los números de tarjetas de créditos se pueden utilizar para crear tarjetas clonadas. Lo mismo sucede con identificación personal, número de seguro social y dirección de habitación, pero en el robo de identidades.

Incluso, empresas de mercadotecnia pueden adquirir estos datos para llegar a nosotros a través de cadenas de spam, phishing y propagación de softwares maliciosos. El tipo de datos y la utilidad que se les pueda dar será determinante en el precio que alcance en la web oscura.

Lea también:

¿Cómo las organizaciones pueden aprender de los ataques informáticos?