Durante el verano, todos buscamos la mejor manera de proteger nuestra piel contra una posible quemadura por el sol. Sin embargo, durante el resto del año, e incluso durante nuestro día a día, podemos olvidar este vital cuidado que debemos tener para mantener sano nuestro cuerpo.

¿Cuándo podemos terminar con una quemadura por sol en nuestra piel?

¿Básicamente? En cualquier momento.

En general, podemos pensar que si no vamos a la playa, al parque o si el día no está particularmente soleado, los rayos ultravioleta del sol realmente no harán daño a nuestra piel. Sin embargo, la realidad es otra.

De hecho, los rayos UV del sol pueden afectarnos en cualquier comento, incluso cuando no es tan obvio que estos están llegando a nuestra piel. Por esto, vale la pena hacer recuentos como los realizados por The Dollar Shave Club, para reconocer los escenarios y momentos en de nuestra cotidianidad en la que también deberíamos proteger nuestra piel de la acción de los rayos solares.

Al conducir

Una de las formas más comunes de terminar con una quemadura por sol en la piel casi sin notarlo es conduciendo. En general, esto es más común en las personas que deben trabajar en la vía, como los camioneros y otros individuos dedicados al transporte.

Hombre manejando en carro sin techo, que podría recibir una quemadura en la piel a causa del sol directo.
Crédito: rezsox. Vía Flickr.

En general, si se maneja con la ventana abierta, el lado izquierdo del cuerpo podría broncearse y hasta quemarse. Para evitar esto, muchos implemente cierran la ventana. Pero, esto en realidad no es suficiente.

Por lo general, las ventanas bloquean la radiación UVB (que causa quemaduras solares), pero no detienen la radiación UVA (que causa daños más profundos en la piel). En otras palabras, las personas podrían terminar con el lado izquierdo más afectado por arrugas y propensión al melanoma, incluso cuando no se presentaron quemaduras superficiales.

Al estar totalmente cubiertos

Otra de las creencias más comunes sobre las quemaduras por sol es que estas solo pueden ocurrir en la piel expuesta. Sin embargo, la realidad es que los rayos UV pueden penetrar la tela en diferentes intensidades dependiendo de los tonos y grosor de esta. Por ejemplo, los colores claros serán menos efectivos a la hora de aislar la acción de los rayos del sol.

Al usar el protector solar incorrecto

No todos los protectores solares cumplen con el mismo propósito ni ofrecen los mismos niveles de resguardo contra los rayos UV. Aquellos que sean menores a 30 SPF por lo general no serán capaces de proteger a la piel de una posible quemadura si se expone demasiado al sol.

Piel de hombro enrojecida con una carita triste pintada con protector solar.
Vía stock.adobe.com

Además, algunos bloqueadores solares solo funcionan contra rayos UVA o contra los UVB. Pero, si queremos estar protegidos contra las quemaduras, las arrugas y el melanoma, debemos procurar uno que sea capaz de bloquear ambos.

Al estar en la sombra

De forma similar a la situación con la ropa, cuando estamos en la sombra, tendemos a creer que el sol no es capaz de causar una quemadura en nuestra piel. No obstante, esto tampoco es cierto.

En estos casos, los rayos UV pueden encontrar la forma de reflejarse en superficies como el vidrio, la arena y/o el agua. Como consecuencia, el efecto de los rayos solares sigue afectando nuestra piel, incluso cuando no los estamos recibiendo directamente.

Cuando está nublado

Finalmente, siguiendo la misma lógica que se usa con la ropa y la sombra, hemos llegado a crear que un cielo nublado es igual a un día sin riesgos de quemaduras. Pero, nuevamente, este no es el fin de la situación.

De hecho, según comentó el Dr. Paul Massey para The Dollar Shave Club, “aproximadamente el 80% de los rayos ultravioleta emitidos por el sol llegarán a la piel en los días nublados”. En otras palabras, los días grises también ameritarán que nos coloquemos nuestra capa de bloqueador solar si no queremos terminar con una quemadura u otros problemas en la piel debido al sol.

¿qué podemos hacer para evitar las quemaduras en la piel causadas por el sol?

El primer punto sería asegurarnos siempre de utilizar protector solar como parte de nuestra rutina diaria. Asimismo, como mencionamos antes, también deberemos comprobar que este realmente sea efectivo para el tipo de protección que buscamos. Finalmente, será necesario comprometernos con la causa y estar atentos para renovar el producto al menos cada dos horas, ya que este tenderá a evaporarse en ese tiempo.

Lea también:

¿Por qué el protector solar “desaparece” de nuestra piel a las dos horas?

Escribir un comentario