Pareja de monos que podrían representar el incestoentre los animales.
Crédito: Hung Chung Chih. Vía Shutterstock.

El mundo animal es tan variado como extenso e, incluso ahora, seguimos estudiándolo para comprender el comportamiento de las criaturas que lo componen. Como resultado de una de estas investigaciones, se ha descubierto que los animales podrían tener una tendencia al incesto mayor a la que se esperaría.

El estudio que ha traído esto a la luz fue llevado a cabo por Raïssa A. de Boer, Regina Vega-Trejo, Alexander Kotrschal y John L. Fitzpatrick. En conjunto, publicaron los resultados de su análisis de 139 investigaciones previas en la revista Nature Ecology & Evolution.

Estos cubrieron los rituales de apareamiento de 88 especies animales diferentes –desde pequeños insectos hasta grandes mamíferos–. Por lo que, se pudo ofrecer por primera vez un panorama general de las preferencias de los animales a la hora de buscar pareja y reproducirse.

El incesto entre los animales es más común de lo que se creía

Según los resultados del estudio, que cubrió un periodo de 40 años, los animales son mucho más propensos al incesto de lo que pensábamos. En particular, el estudio no indica necesariamente que estas criaturas lo buscan, pero tampoco se rechaza como se hace entre humanos.

Por mucho tiempo, se pensó que esto también se daba en los animales como una forma de proteger la diversidad genética de su especie. Sin embargo, los estudios en condiciones de laboratorio mostraron que muchos de estos realmente no tenían una preferencia particular al intentar aparearse con un familiar o con un extraño –si estaban cerca, era suficiente–.

Según explicaron de Boer y Vega Trejo para The Conversation que los teóricos de la evolución ya habían dado pistas de esta situación. Según ellos, en ocasiones, cuando las opciones de parejas son limitadas, el optar por la endogamia podría ser la mejor opción para favorecer la supervivencia de la especie.

¿Por qué se da la endogamia en el mundo animal?

Mariquitas apareándose que podrían estar cometiendo incesto.
Vía Pixabay.

Para explicar los escenarios que podrían favorecer el incesto entre los animales, los investigadores presentaron dos corrientes de pensamiento principales. Por un lado, estaría la ya mencionada por los evolucionistas. Esta implica que la falta de otras alternativas y la cercanía pueden hacer que los animales vean como más conveniente optar por aparearse con familiares.

De esta forma, no necesitan gastar demasiada energía buscando una pareja potencial y aseguran que sus genes se pasan a la siguiente generación. Por su parte, esto último también se podría ver potenciado por la presencia del “Gen egoísta” planteado por Richard Dawkins.

Este implica que los animales buscarán siempre procurar que sean sus propios genes los que pasen a las siguientes generaciones. Por este motivo, el aparearse con un pariente aumenta las posibilidades de que su legado genético sea más abundante.

El panorama general

“Nuestro estudio proporciona esa imagen, al no encontrar evidencia de que los animales diferencien entre individuos emparentados y no emparentados cuando se les da una opción de pareja. No todas las especies han sido estudiadas para la endogamia, pero nuestro estudio incluyó una amplia gama de especies, desde caracoles y arañas hasta peces, aves, roedores y otros mamíferos”, escribieron de Boer y Vega Trejo.

Gracias a esta información compartida por los investigadores, se podría tener una idea más clara de los procesos de reproducción animal. De entre los 139 estudios, solo en el 17% de estos se vieron muestras de animales que evitaban particularmente el incesto. El resto de ellos simplemente no mostró preferencia ni por la endogamia ni por la diversidad genética.

Estos datos podrían ser de gran ayuda para los programas que buscan criar y preservar criaturas en riesgo de extinción. Es claro incluso en el estudio que no todos los animales tienden al incesto. No obstante, se podría aprovechar la disposición de aquellos que al menos no se oponen a ello para conseguir nuevas generaciones de la especie en peligro, incluso si es a costa de una diversidad genética un poco menor.

Referencia:

Meta-analytic evidence that animals rarely avoid inbreeding: https://doi.org/10.1038/s41559-021-01453-9

Lea también:

¿Por qué los humanos preferimos tener relaciones sexuales en privado?