Lámpara de aceite de 2000 años hallada en Jerusalén dispuesta de forma horizontal para mostrar su reflejo.
Lámpara de aceite de 2000 años hallada en Jerusalén que tiene la forma de la mitad de un rostro humano. Crédito: Eliyahu Yanai, Ciudad de David.

Un equipo de arqueólogos ha encontrado debajo de la enigmática ciudad de Jerusalén una extraña lámpara de aceite con la mitad de un rostro humano tallado. Los estudios indican que data de hace unos 2,000 años y que, a pesar de su aspecto peculiar y grotesco, funcionó en algún momento de la historia como un amuleto para la buena suerte.

Los arqueólogos la encontraron durante sus trabajos de excavación en los antiguos túneles debajo de la ciudad de Jerusalén. Desde entonces, coinciden en que se trata de un amuleto, aunque han planteado una serie de preguntas que merecerán investigaciones más detalladas.

Una lámpara con medio rostro humano que data de hace 2,000 años

La lámpara tiene una forma de luna creciente, con un mango con forma de hoja de acanto. Pero, sin lugar a dudas, los más llamativo es que tiene tallada la mitad de un rostro humano espeluznante e intrigante.

Fabricada con bronce, se ha mantenido conservada, casi impecable, de hecho, a pesar de su antiguedad, e incluso conservaba su mecha original en su interior. Se cree que pudo haber sido fabricada por un artista romano especializado en metal ya que su diseño extravagante coincide bastante con el de las máscaras de teatro romano.

Una lámpara con un rostro grotesco que funcionaba como amuleto para la buena suerte

Fue hallada en los cimientos de un edificio que data del período en el que Roma dominó la ciudad, entre aproximadamente del 63 a. C. al 300 d. C.; específicamente, después de la destrucción de la ciudad y el Segundo Templo por las fuerzas romanas, en el año 70 d.C.

Los investigadores creen que la guardaron en la base del edificio como una especie de amuleto para la buena suerte, ya que era algo muy común en aquella época. De este modo, estarían garantizando la permanencia de la construcción e incluso la de quienes lo visitaban.

“Los depósitos de la fundación (ofrendas) eran frecuentes en el mundo antiguo, y estaban destinados a la suerte y a garantizar la existencia continua del edificio y sus ocupantes”, explicaron los arqueólogos a cargo. “Por lo general, estaban enterrados bajo los pisos de edificios o cimientos”.

Un amuleto de la buena suerte para un edificio, pero ¿por qué?

Pero bien, sabemos que incluso dentro de las tradiciones hay motivos especiales que conllevan su práctica. ¿Había algo de especial en este caso? ¿Qué había en este edificio que lo hacía tan especial como para merecer un amuleto tan extraño?

Los investigadores también se plantearon esta pregunta, y parecen haber encontrado algunas posibles respuestas. Puede que la lámpara con forma de medio rostro se enterrara en el edificio porque este está ubicado justo encima de una antigua vía conocida como Camino de Peregrinación en Jerusalén.

La calle conecta el Monte del Templo de Jerusalén con el estanque de Siloé, un estanque excavado en las puertas de la ciudad. La historia sugiere que esta sirvió como un punto de partida para muchos peregrinos. En pocas palabras, la presencia de la lámara denota la “importancia del área incluso después de la destrucción del Segundo Templo”.

¿Por qué no un rostro completo, sino uno a la mitad?

A la derecha, la lámpara de aceite descubierta en Budapest en 2012. A la Izquierda, la hallada en un edificio en la Ciudad de David de Jerusalén.
A la derecha, la lámpara de aceite descubierta en Budapest en 2012. A la Izquierda, la hallada en un edificio en la Ciudad de David de Jerusalén en mayo de 2021. Crédito: Ágnes Bakos/Bence Tihanyi; Koby Harati/Ciudad de David.

Si bien la creatividad no parece tener límites, muchos se preguntarán por qué esta lámpara tuvo un diseño tan extraño como la mitad de un rostro humano, como si estuviera cortada por la mitad. Lo primero que pensaríamos en la actualidad es que puede existir una hermana gemela idéntica que haga juego con ella y completa la parte faltante de la cara. Y puede que no sea una idea tan fantástica como para no ser cierta.

Y es que los investigadores de Hungría informaron sobre la existencia de otra similar, hecha de bronce y con la mitad de una cara grotesca, aunque hallada años atrás en 2012, en Budapest.

Al comparar las fotos de ambas lámparas, notaremos que son prácticamente iguales, una mostrando el lado izquierdo del rostro y la otra el lado derecho, aunque la más reciente se halló en Jerusalén.

De hecho, la lámpara húngara tiene una pequeña ranura rectangular en su lado plano que parece encajar perfectamente con una pequeña cresta que sobresale en la de Jerusalén, como si se tratara de un juguete armable.

Referencia:

Matching half of 2,000-year-old lamp found in Jerusalem said located in Budapest. https://www.timesofisrael.com/matching-half-of-2000-year-old-lamp-found-in-jerusalem-said-located-in-budapest/

Lea también:

“Jerusalén”, el primer virus informático que causó estragos alrededor del mundo