Científicos del Instituto Oceanográfico Woods Hole y del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) han desarrollado una tecnología robótica que permitirá explorar las profundidades del océano. El sistema responde al nombre de Orpheus. Y, se trata de un vehículo sumergible que sondeará el lecho marino de una forma distinta y completamente autónoma.

“Esta demostración tecnológica se utilizará en la recopilación datos para demostrar la viabilidad de la navegación relativa al terreno en el océano y, al mismo tiempo, mostrar cómo varios robots operarán juntos en entornos extremos. Estas pruebas nos encaminarán para iniciar futuras inmersiones en la zona abisal y buscar de forma inteligente regiones emocionantes de alta actividad biológica”, expresó Russell Smith, ingeniero mecánico de robótica en JPL.

La expedición está liderada por NOAA Ocean Exploration

Orpheus: tecnología submarina para explorar profundidades del océano
Orpheus: tecnología submarina para explorar profundidades del océano

Para probar esta tecnología de inmersión, investigadores de NOAA Ocean Exploration emprenden una misión de dos semanas. En esta, usarán el mismo sistema de exploración basado en visión que utiliza el rover Perseverace en Marte. Curiosamente, esta se diseñó para explorar la superficie marciana, ahora se utilizará en casa. En específico, frente a la costa este – Océano Atlántico- de Estados Unidos.

A diferencia de otros sistemas submarinos, Orpheus tiene la capacidad de llegar hasta donde otros no lo han hecho. Esto debido a que es más ligero (250 kg) y, además cuenta con un sistema de cámaras y luces de bajo consumo. Aunado a ello, su potente software lo hace más fácil de operar y más provechoso.

Con el uso de esta tecnología se pretende crear mapas 3D del océano 

Inicialmente, esta tecnología se utilizará para explorar zonas del océano no tan profundas. Pero, el objetivo principal es crear “mapas en 3D de las vastas regiones de fondo oceánico inexplorado en la zona hadal”. Se tratan de regiones con más de 6 mil metros de profundidad.

“En el futuro, algunos de los entornos oceánicos más extremos estarán a nuestro alcance. Desde fosas oceánicas profundas hasta respiraderos hidrotermales, hay muchos destinos nuevos que exploraremos. Al mantenernos pequeños, hemos creado una herramienta nueva y simplificada para los científicos oceánicos, una que beneficia directamente a la NASA como un sistema analógico para la exploración espacial autónoma”, dijo Andy Klesh, ingeniero de sistemas también en JPL.

Lo dicho acá nos dejan grandes interrogantes, ¿qué misterios se esconden bajo las profundidades del océano? ¿Esta tecnología nos permitirá descubrirlo?

Lea también:

¿La NASA planea monitorear el agua de la Tierra?

Escribir un comentario