La enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 ha probado tener efectos negativos a largo plazo en la salud de los individuos. Por esto, se sabe que puede dejar problemas de funcionamiento en el corazón, los pulmones y hasta el cerebro. Ahora, un nuevo estudio también parece señalar que el coronavirus podría causar impotencia en los hombres.

El estudio, publicado en The World Journal of Men’s Health , trabajó con el caso de dos hombres que, antes de tener la enfermedad, no habían manifestado problemas de disfunción eréctil. Pero que, según se reportó, seis y ocho meses después de tener coronavirus, presentaron impotencia.

¿El coronavirus realmente puede causar impotencia?

Para corroborar la relación entre el coronavirus y la impotencia manifestada por el par de individuos, los investigadores tomaron muestras de sus penes. Los análisis indicaron que partículas del virus aún se encontraban alojadas en los tejidos de la zona.

En otras palabras, más de medio año después de haber tenido la enfermedad, los supervivientes aún tenían partículas de esta en su organismo y sufrían sus efectos a largo plazo, conocidos como Long-COVID.

¿Por qué?

Según los análisis de los investigadores, todo se debe a la forma en la que el COVID-19 afecta los vasos sanguíneos. Como ya sabemos, el coronavirus puede complicar la circulación de la sangre y perjudicar las funciones cardiovasculares, bajo este mismo principio, se ha visto que también podría originar impotencia.

“Descubrimos que el virus afecta los vasos sanguíneos que irrigan el pene, causando disfunción eréctil”, dijo el Dr. Ranjith Ramasamy de la Universidad de Miami, investigador principal del estudio.

Todo debido a que, al interferir con la capacidad de expansión y contracción de los vasos sanguíneos, el coronavirus podría evitar que el pene reciba suficiente sangre como para tener una erección. Como consecuencia, el paciente que sobrevivió al COVID-19 podría encontrarse con otra complicación: la impotencia.

¿La impotencia es un efecto temporal del COVID-19?

Mujer y hombre con impotencia causada por el coronavirus en una cama.
Vía Pixabay.

Por ahora, la respuesta parece ser: no. Los dos hombres que participaron en el reciente estudio no mostraron mejorías y se sometieron a cirugías de prótesis de pene. En otras palabras, como parecía que la condición no iba a ceder, tuvieron que recurrir a la intervención médica para recuperar su función eréctil.

Hasta el momento, no se han realizado más investigaciones sobre el tema. Por este motivo, no se pueden hacer asunciones generalizadas solo con el caso de dos pacientes. Por ejemplo, uno de ellos tuvo un cuadro severo de coronavirus que lo llevó a estar hospitalizado por dos semanas. Asimismo, el otro tuvo un caso leve, pero ya tenía antecedentes de arterias obstruidas y presión arterial alta.

En pocas palabras, cada uno pudo tener factores agravantes que podrían hacer hecho que el coronavirus originara también impotencia como efecto secundario. Debido a esto, para poder estar seguros de que este podría ser un problema generalizado, es necesario hacer estudios con muestras más grandes que permitan extrapolar los resultados.

Sumado a esto, será importante establecer controles de las condiciones previas de los pacientes. Después de todo, a pesar de que ambos eran “sanos” en cuanto a su función sexual, padecieron condiciones o situaciones que podrían haber aumentado sus probabilidades de desarrollar disfunción eréctil.

Referencia:

COVID-19 Endothelial Dysfunction Can Cause Erectile Dysfunction: Histopathological, Immunohistochemical, and Ultrastructural Study of the Human Penis: https://doi.org/10.5534/wjmh.210055

Lea también:

Aumento de la contaminación incide directamente en la reducción del tamaño del pene

Escribir un comentario