Rostro de lince boreal.
Vía Wikimedia Commons.

Las buenas noticias han llegado a España con el nacimiento de tres cachorros de una especie que, por más de un siglo, se consideró extinta en su región. Las crías de lince boreal, nacidas en Cangas de Narcea, Asturias, han llegado para causar revuelo y traer esperanza sobre el futuro de su especie.

El lince boreal, conocido científicamente como Lynx Lynx, peligra en gran parte del mundo, a pesar de ser uno de los representantes más conocidos del género Lynx. En zonas como Asturias, sus huellas incluso habían desaparecido por completo, dando a las criaturas por perdidas en estos ecosistemas naturales.

Sin embargo, un reciente esfuerzo de reinserción en las montañas asturianas ha traído los felices resultados que se reportaron por primera vez a través de Informativos Telecinco –un medio español– y el portal web La voz de Asturias.

¿Cómo volvió el lince boreal a los bosques de Asturias?

Lince boreal en Madrid.
Vía Wikimedia Commons.

Todo comenzó con la iniciativa del apasionado de los linces Luis Frijales. Según comentó a La Voz de Asturias, llevó al una pareja de linces llamados Zar y Shasha, desde Alemania hasta Cangas de Narcea en Asturias

Una vez allí, los liberó en el bosque y los observó por meses. Comentó que rápidamente la amistad de los dos linces boreales se había convertido en un romance. Por lo que, poco tiempo después llegaron al mundo tres pequeñas crías de lince boreal –que dieron sus primeros respiros hace apenas una semana–.

Nacen tres crías de lince boreal en Asturias, ¿y ahora qué sigue?

En un principio, se esperaba dejar que la naturaleza siguiera su curso y que la pareja criara a los tres pequeños. Sin embargo, un ataque de Zar hacia dos de las crías hizo que fuera necesario removerlas de la futura “Estación Lince”, como se conocer a la zona.

La tercera cría se dejó con su madre, según reportó La Voz de Asturias. Sin embargo, de acuerdo a actualizaciones sobre la noticia realizadas por otros portales, como Muy Interesante, nos hemos enterado de que la pequeña, llamada “Inga” no sobrevivió. Según parece, pudo hacer sido víctima de una enfermedad vírica.

Dos de las crías de lince boreal nacidas en Cangas del Narcea.
Dos de las crías de lince boreal nacidas en Cangas del Narcea. Crédito: LINCEBOREALASTURIAS. Vía La Voz de Asturias.

Como consecuencia, ahora solo sus dos hermanos –en custodia humana– son los representantes de la esperanzadora camada. Debido a la agresión de Zar, sus cuidadores no consideran seguro devolvérselas a Shasha.

Por este motivo, han tomado la resolución de criarlas hasta que estén lo suficientemente fuertes como para liberarlas en las montañas asturianas. Pero, para ese momento aún falta mucho tiempo. Después de todo, los pequeños tienen apenas una semana de vida y les falta aprender y desarrollar muchas habilidades antes de poder valerse por sí mismos.

Se necesitará ayuda para cuidar a las crías

Dos crías de lince boreal jugando.
Crédito: Bernard Landgraf. Vía Wikimedia Commons.

La Asociación asturiana de Defensa de Especies Autóctonas ha quedado a cargo ahora del cuidado de las crías de lince boreal. Sin embargo, no cuentan con todos los recursos que serán necesarios para su cuidado.

“Es algo con lo que no habíamos contado ya que esperábamos que su madre pudiera ocuparse de ellos. Nos sería de gran ayuda cualquier pequeña donación que podáis proporcionarnos”, escribió la asociación, según La Voz de Asturias.

Para poder costear entonces todos los gastos que implicará la cría del par de linces, la asociación ha iniciado una campaña de crowdfunding en la plataforma GoFundme. A través de ella, las personas podrán realizar donaciones para colaborar con la causa y ayudar a que estos pequeños puedan crecer y reincorporarse al hábitat que sus antepasados tuvieron que dejar.

Más consecuencias positivas

El nacimiento de estas crías de lince boreal no solo es una buena noticia para la especie. Como bien sabemos, el ecosistema asturiano las perdió hace más de un siglo. Por lo que, su reinserción en este se traducirá en un enriquecimiento de toda su estructura.

De esta forma, como lo ejemplifica la Asociación Lince Boreal, los lobos de la zona finalmente tendrían competencia. Como resultado, comenzaría nuevamente a regularse de forma natural la sobrepoblación que se ha reportado de la especie lupina.

Lea también:

Una rara especie de ciervo extinta parece haber vuelto a la vida