Vasijas con imágenes de la historia de los soldados griegos.
Vía Wikimedia Commons.

La historia de los antiguos griegos y sus solados es, al menos por encima, un tema de conocimiento general. Durante años, hemos estudiado las palabras de sus historiadores y, con ellas, revivido los eventos más resaltantes de esta antigua civilización.

Sin embargo, un nuevo sistema de análisis que ha permitido estudiar más a fondo los dientes de antiguos soldados, nos lleva a tener que revisar nuevamente la historia que creemos conocer. Para sustentar esto, se ha publicado un estudio en la revista científica PLOS ONE.

Para su realización, los investigadores Katherine L. Reinberger,Laurie J. Reitsema, Britney Kyle, Stefano Vassallo, George Kamenov y John Krigbaum trabajaron en conjunto. Al final, notaron que los participantes de dos reconocidas batallas ocurridas hace más de 2.500 años podrían no haber sido quienes esperábamos.

La historia de las batallas de los soldados griegos estuvo llena de extranjeros

Claramente, esta es una conclusión que no se puede hacer de todos y cada uno de los enfrentamientos. Sin embargo, el equipo de investigación está seguro de que esta fue la realidad al menos para las dos batallas de la ciudad griega de Himera (la actual isla de Sicilia) ocurridas en 480 a. C. y 409 a. C.

Según las narraciones de reconocidos historiadores griegos como Herodoto, que usaron la prosa para narrar la historia en casi en forma de poesía, la primera de las dos batallas fue librada principalmente por soldados griegos, mientras que la última tuvo la participación mayoritaria de los propios lugareños de la ciudad.

En ambas oportunidades, los griegos se enfrentaron a invasiones de ejércitos cartagineses. Sin embargo, mientras que triunfaron en la primera batalla, en la segunda perdieron el dominio de la ciudad.

Como lo mencionamos, las narrativas “oficiales” de los historiadores de entonces basaron su narrativa en los soldados y lugareños griegos. Ahora, la nueva investigación ha revelado que al menos dos tercios de combatientes no-locales (mercenarios extranjeros) participaron en la batalla de 480 a.C. Por otro lado, para la de 409 a.C. solo hubo una participación de un cuarto de extranjeros en la batalla.

¿Cómo se ha podido confirmar esto?

Para poder conocer en más profundidad la historia de los soldados griegos durante estas batallas, los investigadores aprovecharon las fosas comunes encontradas en los alrededores del campo de batalla para analizar las muestras enteras de dientes ubicadas entre los restos.

En total, contaron con 62 piezas dentales que estudiar. Para esto, se midieron los diferentes niveles de isótopos de estroncio y oxígeno en los dientes. Estos cambian según el ambiente, modo de vida y alimentación de los individuos. Por esto, los registros suelen variar entre regiones y ser similares para quienes habitan un mismo espacio.

Escudo con al imagen de un soldado griego.
Vía Wikimedia Commons.

Aprovechando este conocimiento, realizaron análisis isotópicos a las muestras dentales y las compararon con las dentaduras de actuales habitantes de la Isla de Sicilia. Al final, hubo menos coincidencias entre las antiguas y las nuevas muestras.

De hecho, gran parte de los dientes de soldados mostraron no pertenecer a griegos, sino a extranjeros que probablemente fueron contratados como soldados por las armadas griegas. En otras palabras, estos individuos tuvieron un rol mucho más protagónico en la historia miliar griega de lo que se creía hasta ahora.

¿Qué nos cuentan los dientes sobre la historia de los griegos y sus soldados?

En primera instancia, estos hallazgos han revelado que la Antigua Grecia era mucho más diversa de lo que creíamos –y de lo que sus propios textos dejan saber–. Asimismo, los investigadores están convencidos de que los extranjeros y soldados no locales tuvieron un papel mucho más determinante en la cultura y modo de vida de, al menos, la ciudad de Himera.

Ahora, gracias a los nuevos métodos de análisis de restos, la investigación realizada para esta antigua ciudad podría intentar replicarse en otras áreas. Con ello, existe la posibilidad de que nos llevemos una sorpresa al descubrir más secretos que, con los métodos antiguos, habrían permanecido ocultos para nosotros.

Para los investigadores, esto es otra clara muestra de que los antiguos escritos –igual que las noticias actuales– deben ser abordados con una mirada crítica. Ya que, solo a través del análisis, contraste y reflexión de los datos presentados se podrá realmente llegar a tener una percepción relativamente objetiva de los eventos históricos.

Referencia:

Isotopic evidence for geographic heterogeneity in Ancient Greek military forces: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0248803

Lea también:

Antigua tableta babilónica muestra que los griegos no desarrollaron la trigonometría