Tumba de la necrópolis de Córcega en forma de vasija que contiene los huesos de un humano.
Tumba hallada en la necrópolis de la isla francesa de Córcega. Crédito: INRAP.

Los arqueólogos han descubierto una imponente necrópolis en la isla francesa de Córcega, con unas 40 tumbas de diferentes formas que alojan restos de humanos de todas las edades.

Las excavaciones, continuadas desde 2019, fueron dirigidas por el Jean-Jacques Grizeaud, un arqueólogo del Instituto Nacional Francés de Investigación Arqueológica Preventiva (INRAP).

La antigua necrópolis de Córcega exhibe un estilo arquitectónico variado

La necrópolis se encuentra en la localidad de Île-Rousse, en la costa norte de la isla y, curiosamente, también al pie de la iglesia de la Inmaculada Concepción construida en 1893. Parece datar de la época de la desaparición del Imperio Romano, por lo que los arqueólogos dicen que pudo haber sido usada como un cementerio para humanos entre los siglos III y V después de Cristo (d. C.).

Desde finales de febrero de este año, las investigaciones en el sitio han revelado algunos datos de interés sobre la civilización que construyó el cementerio. Los detalles arquitectónicos en las vasijas sugieren una amplia variedad cultural, probablemente debido a la actividad comercial de la época.

Arqueóloga francesa inspeccionando una ánfora que contiene restos humanos.
Arqueóloga inspeccionando una tumba hallada en la necrópolis de Córcega. Crédito: INRAP.

Al indagar en las tumbas, encontraron personas enterradas dentro de ánforas, contenedores grandes que se usaban en el pasado para transportar mercancía comestible como aceite de oliva, vino y encurtidos. Sus diseños parecen corresponder por la marca cultural del norte de África, aunque el equipo cree que algunas se fabricaron también en la antigua comunidad de Cartago.

Algunas de las tumbas en la isla francesa también estaban cubiertas con tejas de terracota, con bordes que los romanos llamaban tegulae y cubiertas de juntas llamadas imbrices. Según indican los miembros del INRAP, estas tejas se usaban para cubrir los techos de los edificios, un uso al que los humanos están más acostumbrados; pero también se colocaban como una especie de cubierta de los entierros.

Las personas en las tumbas probablemente vivían cerca de la isla francesa

A pesar de esta variedad tan exótica, se cree que las personas que fueron enterradas en la necrópolis vivían cerca de Córcega. Esta afirmación cobra mayor sentido al considerar que, en aquella época, había un auge en el comercio a través del Mediterráneo.

Otras investigaciones realizadas en los sitios de Mariana y Sant’Amanza, en la misma isla francesa, aunque sin tumbas, han descubierto edificos que se cree servían como lugares de culto.

Sin embargo, esta necrópolis en Córcega, en particular, ha despertado el interés de los científicos debido a la gran cantidad de datos que podrían extraer de los restos. Los próximos estudios podrían enfocarse en analizar los huesos para determinar sus edades exactas, el sexo de las personas a las que pertenecían así como la presencia de cualquier enfermedad o lesión.

Referencia:

La Découverte d’une nécropole du bas-empire renouvelle l’histoire de Île Rousse (Haute-Corse). https://www.inrap.fr/la-decouverte-d-une-necropole-du-bas-empire-renouvelle-l-histoire-de-l-ile-15581

Lea también:

Descubren en Egipto el cementerio de mascotas más antiguo del mundo