Personas estudiando el comportamiento cerebral de una persona

La tecnología ha demostrado que puede llevar muchos escenarios de ciencia ficción a la realidad. La invención del teléfono inteligente es un ejemplo de ello. Pero, ¿alguna vez te has imaginado poder guardar tus recuerdos en una máquina? Si bien suena un poco irracional, esto es lo que plantea Neuralink, la compañía de Elon Musk que quiere hacer historia al fusionar tu cerebro con una computadora.

Esta firma de neurotecnología pretende tratar nuestras memorias como un archivo digital. Esto quiere decir que podremos acceder a ellos en cualquier momento y lugar. Aunque la idea parece sacada de una película de ciencia ficción, este es el propósito de la compañía.

La historia de Neuralink inicia en el 2016

Neuralink es una empresa fundada en 2016 por Elon Musk y Max Hodak –quien recientemente salió del proyecto–. La compañía tiene su sede en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, y se presenta como una alternativa para potenciar la conciencia humana.

Neurolink plantea implantar un chip de aproximadamente 8 mm de diámetros en nuestros cerebros. Se trata de un dispositivo compuesto por “más de 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles” y, con capacidad de “monitorear la actividad de 1.000 neuronas cerebrales”. Y, se enfoca en áreas responsables de las funciones motoras y sensoriales del cuerpo humano.

Implantes cerebrales de Neuralink
Representación grafica de los implantes cerebrales de Neuralink

¿Con qué propósito? Ayudar en el tratamiento de enfermedades neurológicas como el Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica y embolia cerebral. Por tanto, se presenta como una opción para ayudar a las personas a salir del encierro de sus mentes, logrando comunicar sus necesidades, deseos y pensamientos. Todo ello a través de una interfaz hombre máquina. Incluso, que puedan controlar dispositivos electrónicos y operar softwares con la mente.

La profesora adjunta de Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad de Pittsburgh Jennifer Collinger describe este proyecto como “una tecnología verdaderamente revolucionaria en el difícil espacio de la tecnología médica”.

Pero, ¿qué significa combinar la inteligencia humana con IA? 

A medida que el enfoque de Neuralink gana terreno, también crece la duda sobre qué significa que combinar la inteligencia humana con IA. Hasta ahora, la compañía solo ha realizado pruebas con animales. Específicamente en monos y cerdos.

En el primer caso, se implantó un chip en el cerebro de un primate para que jugara videojuegos con su mente. En un foro de Clubhouse, Musk comentaba: “No se ve dónde está el implante y es un mono feliz. Tenemos las instalaciones para monos más bonitas del mundo. Queremos que jueguen al MindPong entre ellos”. De igual modo, se insertó un dispositivo en el cráneo de unos cerdos. No precisamente para que jugaran, sino para medir su actividad cerebral.

¿Cómo sería esta fusión en humanos? Realmente no lo sabemos, pero Musk ha destacado que “las personas necesitan fundirse con la inteligencia artificial para evitar un escenario en el que la IA se convierta en algo tan poderoso que destruya a la raza humana”.

Chips cerebrales: Esta es la propuesta de Neuralink

Estamos frente a un escenario donde un dispositivo milimétrico puede ayudar a transmitir imágenes de la corteza visual de una persona al cerebro de otra. Esto sería como descargar información de la nube o compartir nuestros recuerdos. ¿Seremos capaces de procesar tal cantidad de datos? ¿Qué implicaciones tiene esta tecnología?

Ciertamente, el espacio más íntimo que podemos tener, está en nuestra mente. Ahora bien, dado que este chip neurológico funciona de forma inalámbrica, la situación implica nuevos riesgos. Por ejemplo, podrían hackear nuestros cerebros y robar parte de nuestras memorias. Incluso, controlar funciones motoras de nuestros cuerpos.

El hecho de que otras personas puedan ingresar a nuestras mentes, nos recuerda a la película “El origen”, donde a través del sueño le inculcaban una idea a cierto personaje a tal punto de hacerlo perder la capacidad de diferenciar entre lo real y lo irreal. ¿Te imaginas despertar un día con recuerdos que no son tuyos? ¿Cómo reaccionarías?

Sin duda, esta situación implica problemas de ética y una violación a los derechos de nuestros cerebros. Suena un poco descabellado, pero es una idea que ya se está gestando.

Preparándose para el futuro: Chile tramita una legislación que vela por los neuroderechos de las personas

Una persona haciendo una señal de tocar un punto con la mano y de fondo la imagen de un cerebro

Los avances en materia de neurotecnología son grandes y, nos acercan a un futuro donde los seres humanos y la IA formen parte de un mismo cuerpo. Como hemos venido mencionando, esta tecnología puede provocar que se modifiquen registros mentales de una persona y ocasionalmente cambiar su esencia.

Dado el potencial de la idea, Chile se prepara para el futuro al tramitar una reforma constitucional que vela por los neuroderechos de las personas. La idea es proteger la “integridad física y mental” de los seres humanos. Particularmente, de las organizaciones que pretendan usar su cerebro sin previo consentimiento.

De esta manera, el país suramericano busca implementar una legislación que consagre “en su Constitución los ‘neuroderechos’ o derechos del cerebro”. Al respecto, el senador y promotor de la reforma Guido Girardi expresó:

“Si esta tecnología logra leer, antes incluso de que tú tengas consciencia de lo que estás pensando, pueden escribir en tu cerebro emociones, pensamientos, historias de vida que no son tuyas y que tu cerebro no va a saber distinguir si fueron producto de diseños o tuyos”

Balanza cerebro leyes

Este proyecto de ley se enfoca en cuatro puntos claves. El primero de ellos es defender los neuradatos de las mentes de las personas. En segundo lugar, fijar los límites de los neuroalgoritmos y de la neurotecnología, bien sea para acciones de lectura o escritura en el cerebro. Y, en última instancia, quiénes tendrán acceso a esta tecnología.

La historia cuenta que a lo largo de los años escenarios de ciencia ficción como el que plantea Neuralink asusta. Sin embargo, esta modalidad se viene aplicando desde hace algún tiempo en pacientes con depresión o Párkinson. Esto para estimular la carga emocional y síntomas de estas personas. Inclusive, en personas con discapacidades auditivas para que puedan oír al estimular zonas cerebrales.

En ese sentido, se espera que la neurotecnología se convierta en un aliado de la medicina y contribuya de forma positiva en el tratamiento de enfermedades neurológicas. Por otro lado, la legislación impulsada por Chile intentar resguardar la “última frontera del ser humano: su mente”.

De esta manera, Neuralink se propone revolucionar el área de la neurotecnología y marcar un hito en la historia de la raza humana. ¿Será este el camino hacia la  consolidación de la inteligencia artificial? ¿Estamos preparados para eso?

Lea también:

¿Puede Neuralink cambiar las citas tal como las conocemos?