Pantalla de inicio de sesión a un portal web
Vía: Pixabay

En un intento por proteger nuestras cuentas digitales y dispositivos electrónicos terminamos utilizando contraseñas complejas, sin embargo, una nueva investigación sugiere que no son tan seguras.

El estudio dirigido por investigadores de la Universidad James Cook indica que muchos sitios web son restrictivos al momento de solicitar la creación de una contraseña a sus usuarios. Por lo general, solicitan que las claves contengan caracteres alfanuméricos y que sean mayores a ocho dígitos. De acuerdo a la investigación, ese proceso puede resultar molesto. Esto debido a que se confunden al recordar ese tipo de claves.

Entre más complejas son las contraseñas, menos seguras se vuelven

Persona confundida por olvidar contraseña
Las contraseñas complejas son más difíciles de recordar. Vía: Getty images

Para dar con estos resultados, el profesor Roberto Dillon, miembro del equipo de investigación, estudió la reacción de los usuarios a requisitos de contraseña más complejos. En efecto, determinó que las personas se sienten más seguras en portales web donde son más exigente con este tipo de datos.

“Los sitios web a menudo requieren contraseñas que incluyen una combinación de caracteres especiales, números, letras mayúsculas y minúsculas, y más. Esto hace que las contraseñas sean menos propensas a ser comprometidas por los piratas informáticos, pero más difícil para los usuarios inventar una contraseña y recordarla”, destaca Dillon.

En ese sentido, encontró que entre más complejas son las contraseñas, menos seguras se vuelven. Sencillamente, porque los usuarios tienden a reutilizar las claves como una forma de recordatorio. “La estrategia más popular fue utilizar la misma contraseña para varios sitios”, dijo el profesor. Asimismo agregó que los “resultados muestran una gran cantidad de restricciones que pueden frustrar a los usuarios”.

Al final de cuentas, “esta estrategia” compromete la seguridad de los usuarios porque en caso de que algún portal web sufra un ataque informático, los piratas informáticos podrían usar la clave en otros sitios.

Si bien la seguridad que ofrecen las contraseñas alfanuméricas es innegable, los investigadores sugieren que los portales implementen métodos menos frustrantes. En este caso, ¿cuál sería tu sugerencia?

Lea también:

Google planea automatizar la autenticación en dos pasos