Jóvenes con obesidad comiendo comida chatarra, lo que pone en peligro su salud mental.
Crédito: SolStock. Vía Getty Images.

La imagen corporal y la socialización durante la adolescencia son cruciales para la formación de quiénes y cómo serán las personas en su adultez. Por ello, es vital que les brindemos los espacios y ambientes propicios para tener un crecimiento seguro y sano. ¿Pueden el bullying y la obesidad afectar gravemente estos esfuerzos por proteger la salud mental de los jóvenes? Según un reciente estudio, la respuesta es sí.

La investigación publicada en Journal of Public Health hizo seguimiento a un grupo de adolescentes durante seis años. Gracias a esto, los autores Sofia H. Kanders, Kent W. Nilsson y Cecilia Aslund pudieron identificar los elementos que podían influir en el desarrollo de enfermedades mentales como la depresión dentro grupo estudiado.

Sobre la obesidad, la salud mental y el bullying

El equipo, perteneciente a la Universidad de Uppsala, inició el estudio con varias metas e en mente:

“El propósito de nuestro estudio fue investigar la conexión entre el índice de masa corporal (IMC) y los síntomas depresivos, y analizar de cerca si ser sometido a acoso escolar afecta esta relación a lo largo del tiempo. También queríamos investigar si existían diferencias de género”, explicó Kanders.

Para esto, realizaron encuestas sobre el IMC, salud mental y vida escolar a los jóvenes nacidos en el condado de Västmanland en tres ocasiones (2012, 2015 y 2018). Durante la primera, la edad promedio de los adolescentes fue de 14,4; en la última, fue de 19,9.

Dentro de estas encuestas, se buscó identificar si la obesidad en los primeros años de niños y niñas podía afectar más adelante su salud mental, así como de qué forma el bullying podía cambiar dichas propensiones.

Las niñas mostraron una mayor propensión a la depresión

Durante las tres consultas espaciadas por años, el grupo de las niñas mostró una mayor propensión a desarrollar enfermedades mentales. Para el 2012, este fue de 17%; para el 2015 fue de 32% y para el 2018, de 34%. En comparación, los porcentajes de los niños durante estos tres años fueron de 6%, 13% y 19%.

Niño con obesidad mirando una caja con papas fritas.
Vía stock.adobe.com

Sin embargo, se observó que esto no venía realmente relacionado con la obesidad, ya que los niños se mostraron más susceptibles a esta. En otras palabras, las muchachas fueron más propensas a desarrollar depresión, pero la obesidad no fue un factor determinante para ellas.

De hecho, se observó que en el 2015, los niños que reportaron obesidad en el 2012, eran hasta cinco veces más propensos a haber desarrollado depresión. Por su parte, las muchachas no mostraron esta relación. En otras palabras, cuando hablamos de obesidad y salud mental, esta solo parece afectar fuertemente a los muchachos, pero el panorama cambió cuando se sumó el bullying a la ecuación.

El acoso escolar es más perjudicial para la salud mental de los jóvenes en general

Finalmente, cuando se observó el efecto del bullying, fue posible notar que los adolescentes –independientemente de su género– eran más propensos a desarrollar depresión al sufrir acoso escolar. En otras palabras, mientras que la obesidad afectaba la salud mental de un género más que de otro, el bullying fue igual de perjudicial para ambos.

Ahora, sí se observó que cuando se juntaban los factores de acoso escolar y obesidad en un solo individuo masculino, su riesgo de depresión era el más alto entre todos los casos. Por lo que, los adolescentes obesos sometidos al bullying son  un poco más susceptibles a las enfermedades mentales que las jóvenes obesas que son acosadas en el colegio.

Lo que debemos recordar

Los análisis señalaron que la obesidad podría ser un factor de riesgo para la salud mental de niños, y no tanto de niñas. Por su parte, el bullying afectó de igual forma a ambos géneros, aumentando sus posibilidades de tener enfermedades mentales como la depresión. En este sentido, los niños obesos y sometidos al acoso escolar son los que se encontrarían más vulnerables.

“Una conclusión clave y un mensaje para llevar a casa de nuestro estudio es que el acoso puede afectar las enfermedades mentales durante mucho tiempo, lo que hace que las medidas preventivas contra el acoso en las escuelas sean extremadamente importantes”, declaró Kanders.

En otras palabras, esta investigación solo impulsa la importancia de fijar nuestra atención en temas como el bullying y la obesidad en los jóvenes, ya que estos podrán tener una influencia fuerte sobre su salud mental. Ya hemos empezado a identificar maneras de lidiar con la obesidad adolescente, pero el control del acoso escolar es aún muy inestable.

Referencia:

Body mass index and bullying victimization as antecedents for depressive symptoms in a Swedish youth cohort: https://doi.org/10.1007/s10389-020-01460-3

Lea también:

¿Cómo se relaciona la obesidad en adolescentes con las enfermedades mentales?