El estudio de las interacciones humanas es una constante forma de observarnos y comprendernos desde una perspectiva colectiva. Ya que, como individuos gregarios, siempre buscamos y necesitamos pertenecer a un grupo. Una de las primeras veces que practicamos esto es en la escuela, donde, según parece, nuestro rango de edad ya podría predisponer la forma en la que nos relacionamos con los demás.

Dicha posibilidad fue planteada por los investigadores Danelien A. E. van Aalst y Frank van Tubergen en la revista PLOS ONE. En su investigación, buscaron entender cómo las diferencias de edad entre los estudiantes podían influir en su forma de relacionarse entre sí, así como de qué forma ello podía verse reflejado en el desempeño académico de cada uno.

Rango de edad entre los estudiantes determina sus interacciones sociales en la escuela

Es bien sabido que las dinámicas de interacción en las escuelas dependen de una gran cantidad de factores. Naturalmente existen personas menos sociables que otras y estas disposiciones jugarán un papel claro en la forma en la que nos relacionamos y cómo nos integramos al grupo cuando pequeños.

Sin embargo, nuevas investigaciones han determinado que las interacciones sociales en la escuela podrían cambiar solo por detalles como el rango de edad de los estudiantes. Para demostrar esto, se realizó una investigación que cubrió a más de 13 adolescentes entre 14 y 15 años de varias naciones europeas (Inglaterra, Suecia y los Países Bajos).

Dentro de esta, se midió qué tanta “popularidad” se percibía en cada estudiante al compararlo con su edad relativa, tanto pasada (asociada a su mes de nacimiento) como presente (en comparación con el resto de la clase).

Gracias a esto, fue posible observar que los individuos mayores en el presente, tendían a ser vistos como los más populares. Es decir, como aquellos más queridos o apreciados entre los compañeros. Pero… ¿es esto realmente así?

El poder de la edad sobre la socialización en la escuela

Un detalle importante que visitaron los investigadores es que las diferencias de edad dentro de un mismo salón podían ser de hasta 12 meses. En etapas de cruciales de desarrollo como la infancia y la adolescencia, un año puede hacer la diferencia para un joven.

Con esto en mente, observó cómo los estudiantes con un rango de edad más alto solían ser vistos como más “populares” en la escuela. Pero, esto no necesariamente se da debido a que sean más agradables o incluso sociables,

Según los investigadores, mucha de su influencia podría venir del “poder” que les otorga ser naturalmente más desarrollados debido a su edad. Por esto, algunos aprovechan esta ventaja de “fuerza” para ser bullies, por lo que el reconocimiento de sus pares no viene de la simpatía, sino del respeto o miedo a estos.

“En algunas clases, la jerarquía de popularidad está… no necesariamente relacionada con gustar o ser visto como un amigo. A veces, los niños más populares pueden ser bullies y solo tienen mucho poder, y son buscados por esa razón, no porque sus a compañeros les agraden”, explicó Van Aalst.

Asimismo, se pudo observar que los niños en el rango de edad más bajo solían ser más retraídos en la escuela, tener menor autoestima e incluso ser más proclives a pensamientos suicidas. Por lo que, se ve claramente cómo simplemente el haber nacido en un momento u otro podría darle forma a la vida escolar posterior.

Ahora, Van Aalst aclara que este factor, aunque nos detalla más sobre las interacciones de los estudiantes, no se ha relacionado con una forma de influencia directa en el rendimiento académico o los resultados educativos generales.

Referencia:

More popular because you’re older? Relative age effect on popularity among adolescents in class: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0249336

Lea también:

Hacer trampa en la escuela estimula comportamientos poco éticos en el trabajo