Puesta de sol en el Amazonas.
Vía Pixabay.

La contaminación del ambiente provocada por el hombre causa cada vez más estragos en nuestro entorno. A medida que pasa el tiempo, sus efectos se acumulan y la naturaleza cuenta con cada vez menos herramientas para evitarlos. Tal es el caso de la selva tropical del Amazonas que, según parece, ahora se ha transformado en un emisor de dióxido de carbono (CO2).

Como bien sabemos, la Amazonía es considerada uno de los pulmones de nuestro planeta. Por lo que, la idea de que esta produzca más CO2 del que libera, es muy preocupante. Con anterioridad, se había visto que sus niveles de emisión habían aumentado. Sin embargo, ahora se ha comprobado que estos son incluso más altos que los de absorción.

El Amazonas es ahora un emisor de dióxido de carbono

La investigación que ha traído esta situación a la luz se publicó recientemente de forma digital en Nature Climate Change. Esta siguió los patrones de emisión y absorción de dióxido de carbono del Amazonas desde 2010 hasta 2019.

Según sus cifras de la Amazonía brasileña, hubo una diferencia del 20% que separaba el porcentaje de CO2 emitido al ambiente, del de aquel que había sido absorbido. En números netos, se observó que el bosque liberó más de 16,6 mil millones de toneladas de dióxido de carbono, mientras que asimiló 13,9 mil millones de estas.

En otras palabras, se emitieron 2,7 mil millones de toneladas de CO2 más de las que se absorbieron. Como consecuencia, se ha comprobado que, durante la última década, el Amazonas ha pasado de ser un pulmón natural, a ser también otro emisor de dióxido de carbono.

“Lo esperábamos a medias, pero es la primera vez que tenemos cifras que muestran que la Amazonía brasileña ha cambiado y ahora es un emisor neto”, dijo Jean-Pierre Wigneron, coautor del estudio.

Asimismo, el también científico del Instituto de Investigación Nacional de Agronomía de Francia (INRA), comentó que no se sabe mucho más sobre este cambio. Por lo que, aún no está claro “en qué momento podría volverse irreversible”.

Sobre los incendios forestales, el Amazonas y el dióxido de carbono

Fuego en el Amazonas, con el bosque convirtiéndose en un principal emisor de dióxido de carbono.
Vía Pixabay.

Otro detalle que se observó dentro del estudio fue el proceso de deforestación que ha vivido la Amazonía tanto a causa de los incendios como de las talas. Al parecer, en el último año analizado (2019) las cifras se hicieron cuatro veces más altas que las registradas en los dos años anteriores.

En otras palabras, se perdieron hasta 3.9 millones de hectáreas en el último año, mientras que el promedio de los anteriores rondaba 1 millón de hectáreas. Según un comunicado de la INRA, este cambio repentino en el 2019 vino de la mano con el cambio de gobierno, ya que se “experimentó una fuerte caída en la aplicación de políticas de protección ambiental”, según reportó la AFP.

Sin embargo, los investigadores no ven un solo responsable en el cambio del Amazonas para ser emisor de dióxido de carbono. De hecho, su estudio indicó que durante la década analizada, la contaminación y degradación originados por el fraking, la tala selectiva y los incendios que dañan los árboles sin destruirlos por completo, causaron hasta tres veces más emisiones que las zonas en las que se destruyó totalmente un bosque.

Es claro que la mano humana tuvo un papel importante en todos estos casos. Por lo que, si queremos intentar hacer la diferencia, deberos aplicar cambios a todas y cada una de estas áreas.

Referencia:

Carbon loss from forest degradation exceeds that from deforestation in the Brazilian Amazon: https://doi.org/10.1038/s41558-021-01026-5

Lea también:

Bosques secundarios en el Amazonas no absorben tanto carbono como se esperaba