Ilustración de la especie extinta de lobo Canis orcensis en la que se observa un pelaje con tonos marrón, naranja y gris.
Reconstrucción de la especie extinta Canis orcensis. Ilustración: Antonio Monclova.

Un equipo de científicos descubrió en el yacimiento Venta Micena, en la comunidad de Andalucía, una nueva especie de lobo pequeño ya extinta que vivió hace 1,6 millones de años. Lo describen en la revista Comptes Rendus Palevol con un peso entre 15 y 20 kilogramos, y seguidor de una dieta hipercarnívora en comparación con sus similares.

Los investigadores le otorgaron el nombre de Canis orcensis en honor a la localidad de Orce, donde se encontraron sus fósiles, ya que, a pesar de ser un yacimiento abundante en restos de humanos y animales, ninguna especie había sido nombrada con algún tipo de referencia al sitio.

Canis orcensis, una nueva especie de lobo pequeño, pero ya extinta

El yacimiento de Venta Micena, situado en el municipio de Orce, en la cuenca de Baza de Granada, aloja una amplia y conservada variedad de materia paleontológica de fauna. Dentro de ella, se ubican los grandes mamíferos cuaternarios de Europa y del mundo, además, de las evidencias de presencia humana más antiguas de Europa occidental.

Los restos humanos yacen en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva 3, y datan de hace 1,4 y 1,3 millones de años de antigüedad. Estos incluyen un diente fósil, piedras talladas y marcas como consecuencia del uso de herramientas talladas en los huesos de animales de los que se alimentaban aquel momento.

Pero en esta oportunidad, los paleontólogos se centraron en una especie de lobo pequeño ya extinta. Tras realizar las pruebas pertinentes a todos los restos fósiles del género Canis encontrados en el yacimiento, el equipo llegó a la conclusión de que se trataba de una especie no documentada hasta el momento.

Mandíbula y otros restos fósiles de la especie extinta de lobo pequeño de Orce.
Restos fósiles de la mandíbula del lobo. Crédito: IPHES.

Los datos anatómicos del Canis orcensis difieren de los reportados para Canis etruscus, descrita en 1877 en Italia; es diferente también de la especie posterior Canis mosbachensis, descubierta en 1925 en el yacimiento de Mosbach en Alemania, cuyos restos también se han encontrado en la región de Orce.

Bienvenido Martínez-Navarro, líder del equipo, explica que la nueva especie de lobo tiene una “dentición con tendencia a la hipercarnivoría”; esto quiere decir que consumía más carne de vertebrados que otros cánidos del Pleistoceno inferior de tamaño similar, cuyos registros sugieren que eran más omnívoros y que consumían más vegetales. Esta afirmación también es apoyada por evidencias geoquímicas, como la abundancia de isótopos estables de nitrógeno en los fósiles.

Venta Micena, un yacimiento europeo abundante en restos fósiles

Pero, como ya indicamos, el pequeño lobo C. orcensis no es el único animal hallado en el yacimiento Venta Micena. Los paleontólogos también han encontrado restos abundantes de mamuts, rinocerontes, caballos, hipopótamos, ciervos grandes y pequeños, así como especies de búfalos, cuatro especies de bóvidos más pequeños y un oso.

A ellos se suman varias especies carnívoras, como dos de dientes de sable, una pantera y un lince; félidos, como la famosa Pachycrocuta brevirostris, una hiena gigante; añadir dos especies de conejos, cinco de roedores, algunos insectívoros representados por musarañas, y tres especies de cánidos, que incluyen un zorro, un licaón y el pequeño lobo descrito en el último documento, entre otros vertebrados.

“Probablemente se trate del yacimiento paleontológico más rico del Cuaternario del mundo”, apuntó el científico. “Por ello, se ha convertido en una de las localidades más estudiadas del continente”.

Referencia:

A new species of dog from the Early Pleistocene site of Venta Micena (Orce, Baza Basin, Spain). https://sciencepress.mnhn.fr/fr/periodiques/comptes-rendus-palevol/20/17

Lea también:

Los dientes de los lobos pueden revelar más sobre los carnívoros de lo que creemos