Vacuna contra el coronavirus sobre fondo azul claro.
Crédito: SyhinStas. Vía iStock/Getty Images.

El último mes definitivamente no ha sido fácil para la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson, ni para la confianza del público en ella. Ya que, durante al menos una semana, su distribución se vio paralizada por órdenes de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) y la FDA (Food and Drugs Administration). Todo debido a preocupaciones sobre su seguridad.

Pero, tan solo un par de días atrás, el 24 de abril, ambas instituciones emitieron otros comunicados donde recomendaron que se reanudara su repartición. Esto luego de comprobar que, en efecto, la vacuna Janssen –como también de la conoce– no presentaba un riesgo para quienes la recibían.

Ahora, la vacuna de Johnson & Johnson ha vuelto a circulación. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la confianza del público en ella. Después de todo, la disposición de la sociedad a creer en las vacunas ha mermado y el ser momentáneamente detenida por organismos de salud por preocupaciones de seguridad no ha ayudado a Janssen a verse como una mejor candidata. Sabiendo esto, ¿realmente deberíamos confiar en ella?

El público duda sobre depositar su confianza en la vacuna Janssen contra el coronavirus

Como bien sabemos, las preocupaciones de la FDA y los CDC surgieron por los casos de trombosis –coagulación de la sangre– que se presentaron en algunos receptores de la vacuna. Específicamente, para el momento de la suspensión de su circulación, se habían presentado 15 reportes de entre las 8 millones de dosis entregadas.

En tan solo 11 días, los organismos de salud determinaron que la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson seguía siendo de confianza. Sin embargo, ya la breve pausa había causado su efecto. Después de ella, según una encuesta realizada por ABC News, el 73% de los encuestados no vacunados no estaba dispuesto a recibir la dosis única de Janssen.

¿Qué opina la ciencia?

Vacuna Janssen de Johnson & Jonhson contra el coronavirus.

Por su parte, la ciencia sí ve esperanza en la vacuna Janssen contra el coronavirus, y confía en sus capacidades. Efectivamente, la candidata de Johnson & Johnson tiene niveles de efectividad un poco menores que sus pares. Por ejemplo, alternativas como Moderna o Pfizer tienen respectivamente un 94% y 95% de efectividad. Por otro lado, Janssen llega al 72%, según un reporte de Stat News.

Sin embargo, la versatilidad de esta vacuna, junto con su facilidad de distribución y transporte compensan esta diferencia. Al funcionar de forma más tradicional, basada en un virus encargado de entregar al organismo las “instrucciones” genéticas para defenderse contra el virus, requiere menos cuidados y mantenimiento que las alternativas con novedosas fórmulas de ARM mensajero de Pfizer y Moderna.

Para empezar, la vacuna Janssen funciona con una dosis única, por lo que es mucho más útil para tratar poblaciones que tienden a cambiar de ubicación con frecuencia. Esto va desde personas sin hogar, hasta estudiantes universitarios y trabajadores de eventos o conciertos, entre otros. De esta forma, se ofrece a las personas una alternativa que les permite conseguir una protección completa con una sola sesión de vacunación.

Asimismo, como la vacuna de Johnson & Johnson no requiere refrigeración extrema, es más estable para su distribución. En consecuencia, podría llevarse a personas directamente en sus hogares o en zonas rurales a las que, de otro modo, no se podrían enviar vacunas sin temer por que se comprometa su integridad.

¿Podrá la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson recuperar la confianza perdida?

Es una tarea difícil, pero no imposible. Por un lado, algunos expertos como Ben Weston, director de servicios médicos de la Oficina de Manejo de Emergencias del Condado de Milwaukee en Wisconsin, consideran que recuperar la confianza en la vacuna Janssen contra el coronavirus será una labor de tiempo y esfuerzo.

“Todos todavía estamos tratando de encontrar la mejor manera de enviar un mensaje de que en realidad es una vacuna muy segura”, comenta.

Pero, por su parte, otras personalidades como Holly Fernández Lynch, profesora asistente de ética médica en la Universidad de Pensilvania, consideran que la situación con la FDA y los CDC podría ayudar a impulsar la confianza en la vacuna. Después de todo, se la detuvo porque no se la consideraba segura; así que, el que ahora vuelva a circulación con la aprobación de las autoridades es la mejor muestra de que en realidad sí lo es.

Por lo que, la situación debería ayudar a fomentar la confianza en la vacuna, siempre y cuando los organismos de gobierno puedan comunicar esto de forma efectiva a la población. Todo de forma que se les haga entender que la candidata de Johnson & Johnson está en el mercado justamente porque ha pasado todas las pruebas y se la considera tan segura como efectiva.

Lea también:

FDA y CDC recomiendan continuar el uso de la vacuna contra COVID-19 de Johnson & Johnson