Cráneo del cocodrilo con cuernos de Madagascar ya extinto.
Cráneo del cocodrilo con cuernos (Voay robustus) de Madagascar ya extinto. Crédito: M. Ellison/©AMNH.

Durante mucho tiempo, los científicos debatieron sobre el origen y la posición dentro del árbol genealógico que debería tener el cocodrilo con cuernos ya extinto que vivió en Madagascar hace miles de años.

Y tras unos 150 años de investigación, un nuevo trabajo dirigido por los científicos del Museo Americano de Historia Natural parece haber dado con la ubicación más acertada.

Sus secuenciaciones del ADN de los fósiles disponibles sugieren que el cocodrilo cornudo sí estaba estrechamente relacionado con los cocodrilos “verdaderos” como se pensó hace mucho tiempo, pero en una rama separada del árbol genealógico. Los hallazgos, publicados en la revista Communications Biology, descartan la ubicación planteada previamente.

Extinción animal masiva en Madagascar tras la llegada de los humanos

Cuando los humanos modernos llegaron a Madagascar entre unos 9,000 y 2,500 años atrás, la isla fue escenario de una extinción animal masiva. Fue así como las tortugas gigantes, los pájaros elefante, los hipopótamos enanos y varias especies de lémures fueron desapareciendo, y con ellos, Voay robustus, el cocodrilo con cuernos endémico.

Pero al parecer la extinción de estos últimos no fue tan repentina y, de hecho, los humanos tuvieron contacto estrecho con esta especie. Los primeros exploradores que llegaron a Madagascar documentaron que los pueblos malgaches hacían mención frecuente de dos tipos de cocodrilos en la isla: un cocodrilo grande y robusto, y otro con forma más grácil que se ubicaba mayoritariamente en los rìos.

Los investigadores creen que ambos cocodrilos siguieron con vida hasta hace muy poco. Sin embargo, en la actualidad, solo la forma grácil, conocida como cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus), se encuentra en la isla.

El cocodrilo cornudo y su lugar incierto en el árbol genealógico

Pero en cuanto al grande y robusto, el cocodrilo con cuernos, su historia ha sido un enigma difícil de desentrañar. De hecho, los científicos a cargo han cambiado el árbol genealógico conforme conseguían más información sobre sus parientes.

“Este cocodrilo se escondía en la isla de Madagascar durante el tiempo en que la gente estaba construyendo las pirámides y probablemente todavía estaba allí cuando los piratas se quedaban varados en la isla”, dijo el autor principal Evon Hekkala, profesor asistente en la Universidad de Fordham y un investigador. asociado en el Museo Americano de Historia Natural.

En la década de 1870, lo describieron como una nueva especie dentro del grupo del “cocodrilo verdadero”, que incluye los cocodrilos del Nilo, los asiáticos y los americanos. Pero más tarde, a principios del siglo XX, los investigadores empezaron a pensar que estos especímenes eran versiones muy antiguas de los cocodrilos del Nilo.

Finalmente, en 2007, un equipo se enfocó en estudiar las características físicas de los especímenes fósiles disponibles, lo cual ayudó a ubicarlos mejor en el árbol evolutivo. Los hallazgos sugirieron que el cocodrilo cornudo en realidad no formaba parte de los cocodrilos verdaderos, sino que pertenecía a otro grupo que incluye a los cocodrilos enanos.

Similitudes físicas entre los cocodrilos dificultan su diferenciación

Entre las razones por las que ha sido tan difícil ubicar a esta especie en el lugar correcto destacan las similitudes físicas entre los cocodrilos modernos. ¿Cuántas personas pueden diferenciar un cocodrilo de otro? Realmente pocos lo ven de esa manera; en su lugar, estos imponentes y antiguos animales son vistos como si no hubiesen experimentado cambios en el tiempo, a pesar de que sí existen múltiples especies.

En un nuevo intento por describirlo mejor y confirmar su lugar en el árbol de la vida, los investigadores recurrieron a secuenciaciones del ADN de los especímenes fósiles. El procedimiento incluyó el estudio de dos cráneos bien conservados que han estado en el Museo Americano de Historia Natural desde la década de 1930.

El cocodrilo cornudo obtuvo finalmente el lugar correcto dentro del árbol genealógico

El cocodrilo con cuernos resultó ser un pariente más cercano al ancestro común de los cocodrilos vivos de la actualidad, razón por la cual los investigadores lo ubicaron justo al lado de la rama de los cocodrilos verdaderos en el árbol genealógico. Además, es probable que esta especie se originara en en África y de allí, algunos fueron a Asia y otros al Caribe y al Nuevo Mundo.

Cabe destacar que este proyecto fue posible gracias a los avances tecnológicos tanto en configuración computacional como en protocolos paleogenómicos. De este modo, pudieron extraer el ADN del fósil y ubicarlo finalmente en el lugar correcto de la historia evolutiva.

“Realmente necesitábamos el ADN para obtener la respuesta correcta a esta pregunta”, concluyó George Amato, director emérito del Instituto de Genómica Comparada del Museo y coautor del estudio.

Referencia:

Paleogenomics illuminates the evolutionary history of the extinct Holocene “horned” crocodile of Madagascar, Voay robustus. https://www.nature.com/articles/s42003-021-02017-0

Lea también:

¿Por qué los cocodrilos actuales siguen siendo tan parecidos a los prehistóricos?