Un mano sobre la mano de un paciente moribundo que quizás recibió anestesia.

Por lo general, los pacientes moribundos reciben analgésicos o sedantes para aliviar su dolor y ayudarlos a reducir la sensación de angustia durante sus últimas horas y días. Sin embargo, los investigadores y médicos han propuesto una tercera opción de apoyo para las personas durante el complejo proceso de la muerte: anestesia general.

Cuando ni la morfina ni la sedación son suficientes, la administración de anestesia general puede dejarlos totalmente inconscientes hasta el final. Y aunque su uso no está generalizado, algunos países como Francia ya han reconocido esta posibilidad como un derecho.

Tres tipos de anestesia para mitigar el dolor y la muerte

Cuando una persona necesita someterse a un procedimiento médico o una cirugía, dependiendo de la situación, los médicos decidirán qué tipo de anestesia aplicar. En este sentido, existen tres opciones que describiremos a continuación.

Primero, la anestesia local, en la que el paciente está completamente despierto, pero la parte de su cuerpo afectada se duerme para bloquear el dolor. En el segundo tipo, este puede estar parcialmente sedado, lo que lo ayudaría a estar menos estresado o preocupado durante el procedimiento, aunque probablemente guarde recuerdos. Por último, está la opción de la anestesia general, en la que el paciente queda inconsciente y, por tanto, incapaz de recordar.

Todos estos métodos son apropiados y efectivos, aunque su selección depende tanto de la operación y de la persona en la que se aplicará. Si nos limitamos a no sentir absolutamente nada, la anestesia general es la opción más adecuada.

Anestesia general, el método que preferirían muchos de estar moribundos

Ilustración de un paciente humano acostado con una mascarilla a través de la cual le administran anestesia general.

La anestesia por lo general se aplica para llevar a cabo procedimientos para salvar vidas o mejorar la calidad de vida. Irónicamente, estas mismas tres opciones podrían ofrecerse a un paciente moribundo, dependiendo también de sus circunstancias.

Ahora bien, puede que algunas personas prefieran estar lo más despiertas posible durante el proceso; otras preferirán estar sedadas, mientras que otras preferirán estar completamente dormidas.

Lo curioso es que, aunque poco se hable de ello, la anestesia general durante la muerte parece ser una opción particularmente popular, según datos recientes. Una encuesta realizada en Reino Unido el año pasado reveló que casi el 90 por ciento de los participantes escogería la anestesia general de estar a punto de fallecer.

¿Cuándo sería correcto usar anestesia general en pacientes moribundos?

En un artículo en The Conversation, dos expertos plantean dos situaciones en las que sería válido administrar anestesia general a pacientes que esperan la muerte. Una de ellas cuando otros medicamentos no surten efecto y el paciente siente mucho dolor y angustia. La segunda es cuando a un paciente le queda muy poco tiempo de vida y expresa su deseo de estar inconsciente en el proceso.

La administración sería lenta con el fin de que el paciente pierda el conocimiento gradualmente en un lapso de 15 a 20 minutos; desde entonces, puede hacerse aún más lenta o detenerse. Algunos estudios reportan que este método se ha usado durante uno a 14 días hasta que los pacientes murieron de forma natural.

Y si bien muchos medicamentos ocasionan efectos secundarios, los avances en materia de anestesia los limitan sustancialmente y prometen cumplir su cometido sin afectar la respiración de los pacientes.

¿Administrar anestesia general para esperar la muerte es comparable con la eutanasia?

Existen ciertas preocupaciones que comparan la administración de anestesia general en pacientes moribundos con la eutanasia. Pero se trata de dos vías totalmente diferentes. La anestesia general solo garantiza que el paciente estará inconsciente durante su muerte, mientras que la eutanasia plantea administrar un medicamento para acabar con su vida.

La eutanasia no es legal en muchas partes del mundo, mientras que la anestesia general sí lo es. Empezar a implementar esta última vía podría ser mucho más sencillo en términos legales en comparación con la eutanasia, que a pesar de ser apoyada por muchos, aún merece muchos debates éticos.

Referencia:

End-of-life care: people should have the option of general anaesthesia as they die. https://theconversation.com/end-of-life-care-people-should-have-the-option-of-general-anaesthesia-as-they-die-159653

Lea también:

Estudio afirma que somos parcialmente conscientes al estar bajo anestesia general