Mano sosteniendo una jeringa con vacuna que se aplicará a un bebé de piel oscura en brazos de su padre.
Baby getting a first injection

Pese a las críticas que ha recibido la vacuna contra COVID-19, los científicos del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford han anunciado resultados muy positivos de las pruebas de su vacuna contra la malaria. Los ensayos clínicos, que incluyeron 450 bebés, mostraron una eficacia del 77 por ciento en la prevención de la enfermedad.

Y además, de eficaz, segura. Según indican en un comunicado reciente, durante un año después de suministras las inyecciones, no hubo reportes de efectos secundarios graves entre los participantes del ensayo. Los resultados están disponibles en un artículo de preimpresión publicado en la revista británica The Lancet.

Pese a la pandemia, la erradicación de la malaria sigue siendo una prioridad

Aunque la atención actual se centre en la COVID-19, existen otras enfermedades muy antiguas que siguen siendo motivo de preocupación. La malaria, también conocida como paludismo, es una de ellas, y según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mata alrededor de 400,000 personas cada año en todo el mundo.

De hecho, esta enfermedad transmitida por mosquitos constituye una de las principales causas de mortalidad infantil en África. A pesar de ello, la lucha por su erradicación debe tener un carácter global, y de hecho, es un “objetivo viable para todos los países”.

Es por ello que figura entre una de las prioridades para la investigación médica. Y con los recientes hallazgos, el mismo primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que “una vacuna eficaz ofrece la posibilidad de acabar con esta tragedia mundial”.

Una larga trayectoria de pruebas de vacunas contra la malaria

Las vacunas contra COVID-19 que se han estado distribuyendo desde finales de 2020 se desarrollaron y se aprobaron para uso de emergencia en menos de un año. Pero en TekCrispy explicamos en varias oportunidades cuán laboriosos y extensos son estos procesos que, por lo general, requieren décadas de estudio.

En el caso de la malaria, los primeros ensayos de una vacuna contra ella se remontan a la década de 1940. Es por ello que Johnson se refirió a los resultados del ensayo de Oxford como un “logro histórico”, pues podría acercarnos al final de un largo trayecto de enfermedad.

Una vacuna eficaz para prevenir la malaria

La vacuna contra la malaria desarrollada por Oxford se probó en 2019 en el marco de un ensayo aleatorio en Burkina Faso, un país de África Occidental. Los investigadores aplicaron la inyección a 450 bebés y niños pequeños de cinco a 17 meses con una dosis de refuerzo un año después. Entre ellos, hubo un grupo de control que, en su lugar, recibió una vacuna contra la rabia.

“Se administraron tres vacunas a intervalos de cuatro semanas antes de la temporada de malaria con una cuarta dosis un año después”, escribieron los autores en la prestigiosa revista.

Los análisis revelaron que los bebés vacunados contra la malaria mostraron altos niveles de anticuerpos específicos contra el parásito 28 días después de la tercera vacunación; estos casi se duplicaron después de la dosis de adyuvante más alta.

Los investigadores hicieron seguimiento de la seguridad, inmunogenicidad y eficacia de la vacuna durante un año y descubrieron que fue 77 por ciento eficaz en la prevención. Esta es la primera vacuna candidata contra la malaria que logra superar los altos estándares establecidos por la OMS para la aprobación.

¿Será posible erradicar la malaria en los próximos años?

El profesor Adrian Hill, director del Instituto Jenner, quien participó también en el desarrollo de la vacuna contra COVID-19 que distribuye AstraZeneca, dice que la presentación de este informe marca “un gran día” en la lucha mundial contra la malaria.

“Hemos estado apoyando ensayos de una variedad de nuevas vacunas candidatas en Burkina Faso y estos nuevos datos muestran que la licencia de una nueva vacuna muy útil contra la malaria bien podría suceder en los próximos años”.

Con estos resultados, el equipo ha obtenido luz verde para continuar con ensayos más amplios de fase 3, en los que esperan contar con 4,800 niños distribuidos en cuatro países africanos.

Referencia:

High Efficacy of a Low Dose Candidate Malaria Vaccine, R21 in 1 Adjuvant Matrix-M™, with Seasonal Administration to Children in Burkina Faso. https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3830681

Lea también:

Así se podrá saber qué tan efectivas serán las vacunas contra la malaria