Hombre usando una tablet
Vía: Pixabay

¿Te ha pasado que hay un tema musical que no logras sacar de tu cabeza? Probablemente sí, a muchos nos ha sucedido. Nuestra mente repite una y otra vez el mismo sonido. Esto se conoce como gusano auditivo, porque está ahí, haciendo tic en tu imaginación sin lograr salir. Si bien parecen ser inofensivos pueden emplearse para promover cadenas desinformación, ¿cómo es posible?

Antes de responder esa pregunta, consideremos el informe de Bloomberg. El medio de noticias ha compartido un artículo en el que habla cómo los videos de TikTok se vuelven virales. Este tema resulta un poco controversial. Para algunos surgen de forma orgánica, sin embargo, otros afirman que no es así.

TikTok elige las canciones que se viralizan

Teléfono con logo de TikTok

El informe señala que la plataforma envía notas de correo a sus usuarios más influyentes “con instrucciones sobre qué videos hacer para aumentar su exposición”. Para ejemplificar esta situación se presenta el caso de Gabby Murray, creadora de TikTok con más de 8 millones de seguidores.

La chica de 19 años dice que la compañía le envío “un filtro espejo que su gerente le pidió que promoviera”. Con este se podía duplicar sus rostro, no era que usualmente publicara, pero terminó probándolo. “Los videos funcionaron muy bien”, agregó. Y así como con Murray pasa con otros usuarios.

De acuerdo a esta información, TikTok los estaría usando para administrar el contenido que se visualiza en la plataforma. Aun cuando, la compañía sostiene que las tendencias ocurren de forma natural.

Entonces, ¿qué significa esto?

La pegajosidad generada por los gusanos auditivos, en este caso de TikTok, podrían emplearse como un instrumento para promover campañas de desinformación.

Veámoslo de esta forma, cierto grupo de personas quiere usar la plataforma para propagar Fake News a través de audios, ¿pueden lograrlo? Por supuesto que sí, repetir una y otra vez la misma frase repercute en nuestros cerebros. Aunque suene un poco trillado, muchas veces cuando se la da veracidad y repetición a una mentira se hace verdad. Así funcionan nuestros cerebros.

Ahora, el audio por sí solo no es suficiente para viralizar un video. Debe contener algo más, que impacte y se quede en nuestras cabezas para que sea digno de reproducir. Tal cual como sucede con los memes y las producciones musicales.

Lea también:

SSC: Declaración del “Día Internacional de las Agresiones Sexuales” promovida en TikTok es falsa