Llamarada de Proxima Centauri
Crédito: NRAO / S. Dagnello

Más de nueve observatorios de astronomía detectaron una llamarada potencialmente enérgica en Proxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol. El destello duró siete segundos, tiempo suficiente para que los centros de investigación determinaran que la radiación ultra violeta emitida por esta estrella fue 14 mil veces más intensa de lo normal.

A diferencia de nuestro Sol, Proxima Centauri es mucho más pequeña. De hecho, “tiene un octavo de masa” de la estrella de nuestro sistema solar. Y, se caracteriza por generar estas erupciones estelares gigantes con frecuencia.

Esta llamarada es una de las más violentas registradas hasta ahora

Si bien es cierto que la llamarada solo duró siete segundos, fue una de las explosiones radioactivas más enérgicas. En efecto, puede dañar capas atmosféricas, secar océanos y hasta destruir cualquier posibilidad de vida en planetas cercanos. Al menos que existan seres vivos tan extremos que resistan semejante radiación, lo cual es poco probable.

Llamarada violenta
Crédito: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI)

Por tanto, la explosión de esta enana roja es una mala señal para la vida extraterrestre y reduce significativamente la habitabilidad en Proxima Centauri. Es por ello que The Astrophysical Journal Letters ha descrito este evento “como uno de los más violentos vistos en una estrella solitaria en cualquier parte de la galaxia”.

Por otra parte, Meredith MacGregor, la astrónoma de la Universidad de Colorado-Boulder que dirigió el estudio dijo que los planetas de esta estrella son golpeados “al menos una vez al día” por estas llamaradas. Esto significa que hallar una zona habitable es extremamente difícil, por no decir imposible.

Un nuevo descubrimiento

El destello de Proxima Centauri se pudo observar desde distintos ángulos. Tanto por observatorios terrestres como espaciales. Esto permitió que los astrónomos pudieran encontrar factores relacionadas con este tipo de llamaradas hasta ahora desconocidos.

Por ejemplo, “los astrónomos detectaron el aumento de radiación tanto ultravioleta como de radio. Esta es la primera vez que la radiación de radio, también conocida como radiación milimétrica, se ha observado en una llamarada estelar”. Así pues, el destello se convierte en un nuevo e importante descubrimiento.

Hasta ahora hemos dicho que estas llamaradas cortan toda posibilidad de vida. Sin embargo, no se descarta la idea de que en algún momento puedan provocar reacciones químicas que den origen a nuevas formas de vida.

Lea también:

Astrónomos detectan una súper Tierra orbitando alrededor de una enana roja