Fotografía de la serpiente recién descubierta en el fondo del océano.
Crédito: Conor Ashleigh/ Schmidt Ocean Institute.

Un gran descubrimiento se ha dado recientemente en los arrecifes de Australia Occidental. Dentro de sus aguas, han avistado por primera vez una serpiente marina que se creía extinta desde hace por lo menos dos décadas.

A través de un comunicado, el Instituto Australiano de Ciencias Marinas (AIMS, por sus siglas en inglés) reveló el descubrimiento al mundo. Con este, se abre la posibilidad de poder estudiar una especie que ya se daba por perdida.

Sin embargo, antes de poder estar totalmente seguros de su procedencia, será necesario hacerle análisis genéticos al espécimen. De forma que se puedan comprobar que efectivamente es una Aipysurus apraefrontalis, conocida como serpiente marina de nariz corta.

La serpiente marina no estaba extinta, se había mudado a las profundidades

Después de la década de los noventa, pasaron 23 años sin un solo avistamiento de esta especie. Debido a esta situación, la serpiente marina que ya estaba en peligro crítico pasó a ser vista como extinta.

Sin embargo, el reciente avistamiento de un barco de investigación robótico ha cambiado este panorama. Ya que ha ofrecido la primera imagen casi irrefutable de la existencia de esta serpiente en aguas más profundas del arrecife Ashmore de Australia Occidental.

Serpiente presuntamente extinta al fondo del arrecife de coral de Australia.
Presunta serpiente marina de nariz corta (Aipysurus apraefrontalis). Crédito: Conor Ashleigh/ Schmidt Ocean Institute.

Esta serpiente forma parte de otras 17 especies marinas que desaparecieron del arrecife entre los noventa y los dos mil. Y, de hecho, es la tercera que ha sido redescubierta viviendo a mayores profundidades, en lo que se conoce como “zona del crepúsculo”.

Dicha nombre se le coloca ya que se encuentra a una profundidad del océano en la que aún se filtra un poco de luz. Específicamente, se la denomina también zona mesofótica y abarca entre los 30 y 150 metros por debajo del nivel del mar.

Una oportunidad inesperada

Para el momento del descubrimiento, que se dio la semana pasada, el buque robótico de investigación se encontraba en otra misión. De hecho, estaba observando un caparazón muerto en el fondo del océano.

Por su parte, los investigadores –en su intento por recogerlo– se toparon en la cámara con una alargada y familiar silueta. La investigadora del AIMS, Blanche D’Anastasi, relató que sus colegas, al hacer un acercamiento a la imagen, identificaron inmediatamente a la serpiente marina de nariz corta. Poco después, entrarían en contacto con ella para compartir su hallazgo. Este sería el primer avistamiento realizado desde 1998.

La serpiente marina, que se ubicó a 67 metros por debajo del nivel del mar, aún espera la evaluación genética. Ya que, aunque físicamente cuenta con las características de un espécimen de nariz corta, solo el ADN podrá afirmar que lo es, sin dejar lugar a dudas.

Con este descubrimiento, se ha cerrado toda una ronda de viajes que han dado como resultado este reporte anual presentado por la AIMS. Dentro de él, no solo se detalla el avistamiento de la serpiente marina que se creía extinta, sino que se recorren todos los eventos relevantes que se dieron durante las diferentes incursiones de investigación en el arrecife Ashmore.

Lea también:

Esta serpiente marina puede respirar por su cabeza