Atmósfera de Marte, que podría albergar oxígeno, vista desde fuera.
Vía Rawpixel.com

La más reciente misión de investigación que la NASA ha enviado a Marte logró extraer con éxito oxígeno de su atmósfera. Con este logro, la agencia espacial ha marcado otro hito importante en la historia de la exploración planetaria.

Después de la llegada de Perseverance en febrero, se liberó por primera vez el video que mostró todo el proceso de aterrizaje. Poco tiempo después, la NASA compartió también los primeros audios del ambiente marciano, también cortesía del nuevo rover.

Hace tan solo unos días, el pequeño helicóptero Ingenuity, que aterrizó a bordo del Perseverance, también hizo historia al realizar el primer vuelo sobre la superficie marciana. De hecho, fue el primer vuelo llevado a cabo en la superficie de cualquier planeta que no fuera la Tierra. Por lo que, se marcó un antes y un después de este día.

Ahora, otro nuevo gran evento se ha dado con el más reciente anuncio de la NASA. Después de todo, han logrado una hazaña que, hasta ahora, era inédita dentro de las misiones de exploración marciana.

La NASA ha extraído oxígeno de la atmósfera de Marte

Rover sobre la superficie de Marte.
Crédito: Rawpixel Ltd/Flickr.

Este martes 20 de abril, el Jet Propulsion Laboratory (JPL) del Instituto de Tecnología de California (Caltech) liberó un comunicado en su página web en el que relataban el éxito de la más reciente misión del Perseverance.

Una vez en el cráter Jezero, el rover activó el instrumento prototípico conocido como Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment (MOXIE, para abreviar). El equipo, que tiene el tamaño promedio de una tostadora, comenzó entonces a recolectar dióxido de carbono (CO2) del ambiente –un compuesto que es abundante en la atmósfera marciana–.

Poco después de esto, según reporta del JPL, la NASA fue capaz de convertir el CO2, tomado de la atmosfera de Marte, en oxígeno. En total, se generaron 5 gramos, lo que equivalen a unos 10 minutos de oxígeno respirable en el traje de un astronauta. Pero según parece, MOXIE debería ser capaz de obtener al menos 10 gramos cada hora. Por lo que esta vez no trabajó al tope de su capacidad.

Este evento se dio hace un par de días, específicamente en el día marciano número 60 desde que Perseverance tocó el suelo marciano. Gracias a él, ha sido posible producir –por primera vez en la historia– un elemento como el oxígeno a partir de la “materia prima” ofrecida ‘in-situ’ por el planeta.

MOXIE: el futuro de la exploración planetaria

Equipo MOXIE diseñado por la NASA para extraer oxígeno de la atmósfera de Marte.
MOXIE a punto de ser instalado dentro del rover Perseverance. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Para los investigadores de la NASA, el que MOXIE haya sido capaz de extraer oxigeno de la atmósfera de Marte es un elemento que cambia por completo el terreno de juego. Usando un método similar al de las plantas para absorber CO2 y luego expulsar oxígeno, MOXIE podría convertirse en una herramienta infaltable en las misiones de exploración marcianas tripuladas que el mundo aún sueña con realizar.

La NASA ha comentado que, para que esto se pueda dar, MOXIE tendría que tener al menos 100 veces su capacidad actual. Por lo que, aunque es una posibilidad, definitivamente requiere de más tiempo para que se la pueda pulir.

Pero, una vez esto se logre, el potencial que ofrece MOXIE es innegable. Gracias a ella, se podría contar con una fuente de producción constante de oxígeno durante las misiones de investigación. Una que no solo se utilizaría para los astronautas, sino que sería vital para el proceso de propulsión que debería darse en el futuro cuando los exploradores espaciales deban volver a casa.

¿Y ahora qué sigue?

Con lo anterior, queda más que claro que MOXIE se encuentra apenas en sus primeras fases de prueba. De allí que en un futuro cercano sea necesario realizar más investigaciones para poder determinar la utilidad, capacidad y funcionalidades completas de la herramienta.

Sin embargo, por lo menos por ahora, la NASA puede contar como altamente prometedora su capacidad de transformar en oxígeno el dióxido de carbono de Marte. Por lo que, tiene planeado hacer pronto ensayos adicionales con los que medir en más detalle las capacidades de MOXIE.

Para esto, se realizarán pruebas en tres fases. Durante la primera se buscará chequear y caracterizar las funciones del equipo. En la segunda se evaluará el rendimiento de MOXIE cuando se la expone a diversas condiciones atmosféricas. Por último, en la tercera, se pondrán a prueba los diferentes modos de funcionamiento con los que cuenta la herramienta.

Lea también:

La selfie que nos recuerda que existe otro vehículo explorador de la NASA en Marte