Plato de comida con variadas opciones que pueden tener un impacto en nuestra higiene.
Vía PxHere.

Los alimentos que consumimos tienen un innegable efecto sobre nuestra salud. Sin embargo, esta no es la única forma en la que puede tener interactuar con nuestro organismo. De hecho, tal como lo ha recalcado The Dollar Shave Club, parte de nuestra higiene personal puede cambiar según el impacto que tenga la comida que consumimos.

Somos lo que comemos

Aunque esto se diga principalmente en el contexto de la salud alimenticia, la verdad es que se extiende a más áreas. Después de todo, tal como dijo el experto nutricionista David Friedman, “la dieta [también] tiene un efecto importante en la higiene de una persona”.

Esto debido a que ella puede influir en una gran variedad de procesos de nuestro organismo que, a veces, no relacionamos tan directamente con ella. En algunos casos, el enlace es más obvio, como la relación entre nuestra higiene dental y lo que comemos.

Peor en otros, la conexión suele ser menos obvia. En estos casos hablamos desde elementos como la salud de la piel hasta el olor corporal en general. De hecho, incluso las flatulencias pueden cambiar su olor dependiendo de lo que consumamos.

La comida que elegimos puede tener un gran impacto en nuestra higiene

Para detallar con más claridad todo el impacto que la comida tiene en nuestro cuerpo, el Dr. Friedman, autor de ‘Food Sanity: How to Eat in a World of Fads and Fiction’, comentó sobre los efectos de diferentes tipos de alimentos.

Entre los primeros nos encontramos con aquellos ricos en grasa. Dichas comidas suelen afectar la piel al aumentar la posibilidad de desarrollar acné. Entre algunas de las que el Dr. Friedman mencionó se encuentran las hamburguesas y las pizzas, un par de indudables favoritos dentro de la comida rápida.

Botellas con leche acumuladas una junto a otra.
Vía PxHere.

Por su parte, la leche tiene por sí sola todo un abanico de efectos sobre nuestro organismo. Tal como menciona el Dr. Friedman, en la actualidad el 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa. Por lo que, todo este grupo suele sufrir sus consecuencias, que van desde el aumento de la producción de mucosidad a la promoción del acné y las “protuberancias duras y dolorosas debajo de la piel”.

Asimismo, la comida con carne también tiene su propio impacto sobre nuestra higiene. Ya sabemos que, en general, lo que comemos puede afectar nuestro aliento. Pero esto parece ser particularmente cierto para algunas carnes. Esto debido a que “los humanos no tienen las enzimas en la saliva para digerir [la carne roja] por completo”.

“Las verduras crucíferas, como el brócoli, el repollo y las coles de Bruselas, pueden producir olores ´ofensivos´ porque contienen azufre, que puede provocar un aliento que apesta a huevos podridos y que también sale con el sudor”, acotó el experto.

¿Qué podemos hacer para evitar este problema?

Persona sonriendo y sosteniendo una dona medio mordida al frente y centro de la cámara.
Vía PxHere.

En general, si tenemos una idea clara de cuáles alimentos pueden ser más perjudiciales para nuestra higiene, podemos tratar de disminuir su presencia en nuestro menú. Sin embargo, sin importar qué tanto impacto tenga una comida sobre nuestra higiene, solo por esto no podemos eliminarla por completo, ya que podríamos desencadenar un desequilibrio nutricional.

Con esto presente, lo más recomendable es que se visite a un nutricionista que pueda ofrecer reemplazos eficientes con los que remover una comida particular, sin perjudicar la ingesta de proteínas, vitaminas y nutrientes varios que nuestro organismo necesita. Como un ejemplo para reemplazar los vegetales, el Dr. Friedman recomienda aquellos que tienen hojas verdes, ya que contienen clorofila, que se ha mostrado como una ayuda natural contra el mal aliento.

Lea también:

¿La comida de restaurantes podría acortar tu esperanza de vida?