La evidencia recolectada hasta el momento sugiere que los perpetradores de ataques violentos en las escuelas sienten necesidad de llamar la atención de los medios de comunicación. Y aunque estos incidentes definitivamente merecen ser informados al público, la cobertura parece funcionar como un estímulo para que los tiroteos escolares se repitan en otros lugares por imitación.

Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores de la Universidad de Hohenheim, en Alemania. Por lo que en su artículo publicado en la revista Contemporary Economic Policy advierten la importancia de mantenerse alertas para mejorar la vigilancia y respuesta de las autoridades ante un próximo ataque.

Tiroteos escolares entre 1990 y 2017

Los investigadores tomaron los datos existentes sobre tiroteos en escuelas de los Estados Unidos ocurridos entre 1990 y 2017. Entre ellos, varios de los cuales tuvieron una amplia cobertura de parte de los medios de comunicación, como el tiroteo en la escuela Columbine en 1999, el tiroteo en Virginia Tech en 2007 y el tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook en 2012.

El objetivo era verificar si los ataques ocurridos en dicho período tenían algún vínculo con incidentes similares posteriores en otras regiones; partiendo de ello, lo siguiente sería intentar estimar los posibles efectos de imitación de tiroteos escolares aplicando modelos de recuento de paneles espacio-temporales.

Efecto de imitación, la causa detrás de tiroteos escolares posteriores a un primer ataque

Y, tal y como esperaban, los resultados mostraron que los tiroteos escolares en el territorio estadounidense están estrechamente relacionados con el interés de imitar. Cuando la intención de los perpetradores es obtener reconocimiento, la amplia cobertura de los medios de comunicación puede motivar a otros con intenciones similares a repetir el crimen en el mismo estado o en estados vecinos.

“Existe un mayor riesgo de que ocurra un tiroteo en una escuela en los estados vecinos (efecto espacial) y en el mismo estado en el próximo año (efecto temporal) después de un ataque inicial”.

Por esta razón, sugieren que los medios de comunicación deberían encontrar una manera de cubrir estos eventos cumpliendo con su papel de informar; sin embargo, en el proceso también debería haber estrategias que minimicen el riesgo de fomentar incidentes adicionales.

Comprender el contexto en que ocurren los tiroteos para reducir los incidentes futuros

“Estudiar los efectos de imitación en los datos de tiroteos escolares a nivel estatal nos ayuda a comprender mejor hasta qué punto los tiroteos escolares están influenciados por tiroteos anteriores”, dijo el autor correspondiente Karsten Schweikert. “Nuestros resultados pueden ayudar a orientar la respuesta de las autoridades a los incidentes de tiroteos escolares “.

Ahora bien, los autores reconocen que su estudio tiene varias limitantes, por lo que recomiendan centrar las investigaciones futuras en modelar el comportamiento de imitación en función de datos específicos de eventos. Mientras tanto, las autoridades deberían hacer revisiones y modificaciones a las leyes sobre el control de armas.

Referencia:

Detecting a copycat effect in school shootings using spatio‐temporal panel count models. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/coep.12532

Lea también:

Los tiroteos masivos cambiaron la forma de vivir de los estadounidenses

Escribir un comentario